Valdeorras

Vilamartín impulsa el estudio del castro con fines turísticos

Valdeorras

investigación

Vilamartín impulsa el estudio del castro con fines turísticos

Santiago Ferrer y José Fernández con dos voluntarios, este verano, en el castro de Valencia do Sil. (J.C.)
photo_cameraSantiago Ferrer y José Fernández con dos voluntarios, este verano, en el castro de Valencia do Sil. (J.C.)
Sputnik Labrego analizará el "potencial real" de los restos romanos encontrados en Valencia do Sil

Un equipo formado por media docena de investigadores de Sputnik Labrego tratará de determinar el "potencial real" del yacimiento arqueológico de Valencia do Sil (Vilamartín de Valdeorras). La campaña se desarrollará entre los días 26 y 31 de octubre y pretende determinar la cronología mediante el método del carbono-14 y, también,  recurriendo a un sistema novedoso, basado en el análisis de la argamasa. Este último, que determinará la antigüedad del estuco de las construcciones, lo utiliza el profesor de la Universidad de Santiago de Compostela, José Carlos Sández Pardo, según explicó Carlos Tejerizo, director del proyecto.

En la investigación arqueológica, que impulsa el Incipit (Instituto de Ciencias del Patrimonio, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas "CSIC"), también participan el Concello de Vilamartín y el Instituto de Estudios Valdeorreses, que preside Aurelio Blanco Trincado. Además, intervendrán los arqueólogos Santiago Ferrer y José Fernández Pérez.

Según la hipótesis de Sputnik Labrego, el yacimiento data del siglo III  después de Cristo y coincidiría con el desmantelamiento del imperio romano y la emergencia del reino suevo, según comentó Carlos Tejerizo. En todo caso, la datación de los restos es uno de los objetivos de esta expedición, cuyos trabajos se centrarán en las ruinas de una casa romana ubicada a un lado de la excavación.

El yacimiento del "Castro de Valencia do Sil" ya fue investigado en las décadas de 1960 y 1970 por el colectivo valdeorrés Los Escarbadores. Este verano, el yacimiento fue objeto de una intensa limpieza llevada a cabo por Santiago Ferrer, José Fernández Pérez y voluntarios de la zona, una tarea que también disfrutó de la colaboración del Concello vilamartinés. Las labores siguieron el proyecto que, previamente, validó la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural.

El alcalde de Vilamartín prefiere no lanzar las campanas al vuelo y esperar a que los técnicos determinen las posibilidades del yacimiento. Pese a ello, no descartó su aprovechamiento turístico, aunque este aún tardará. "É unha posibilidade, mais non é a corto prazo", comentó. Explicó que, si el informe técnico es favorable, aún faltarán muchos permisos y licencias por conseguir.


Senderismo en los chozos de la guerrilla


El Concello de Vilamartín no es la única entidad que se plantea aprovechar con fines turísticos el patrimonio histórico. En otro concello de Valdeorras, Carballeda, la Mancomunidad de Montes de Mano Común de Casaio Lardeira apuesta por la apertura de rutas de senderismo en torno a los chozos que utilizó la guerrilla antifranquista. La próxima semana, los investigadores de Sputnik Labrego también se desplazarán a la comarca, esta vez con la finalidad de consolidar los restos de las construcciones usadas por los guerrilleiros, especialmente el localizado en el Teixadal. "Vamos a consolidar los chozos para ponerlos en valor", explicó el director del proyecto, Carlos Tejerizo.

Estos montes esconden otro hallazgo importante: las pinturas rupestres de ídolos oculados de Palas de Cabras. Actualmente, los investigadores aguardan al visto bueno de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural a un proyecto para realizar un análisis detallado de ellos. Mientras esa autorización no llega, y con miras a proteger el lugar, fueron colocadas cámaras de vigilancia.

Carlos Tejerizo se refirió a los diferentes estudios iniciados por Sputnik Labrego en Valdeorras, abarcando épocas muy distintas, y destacó que ponen de relieve "la importancia del río Sil".