Doña María Severiano

Doña María Severiano

Doña María Severiano es una señora, no sé si llamarla activista ultracatólica o ultrafranquista, que está al frente de una acampada en el Valle de los Caídos para evitar la exhumación de los restos (¿aun hay restos?) de Franco. Esta señora pertenece a una especie de organización que se autodenomina "Movimiento por España", un nombre que parece dar a entender que el resto de los españoles que no son ella ni están integrados en dicha organización no somos españoles. No sé qué pensar.

Doña María Severiano parece un personaje sacado de una peli de Almodóvar, como aquella fabulosa y genial Agustina maravillosamente interpretada por Blanca Portillo en "Volver". Pero aunque Pedro Almodóvar es un tipo muy imaginativo la realidad siempre supera a la ficción. Agustina era después de todo y con todos sus problemas que eran bastantes una buena persona y un encanto. Doña María Severiano envuelta, o eso es lo que pretende ella, en una cierta inocencia un tanto infantil es un monstruo con el pelo recogido y un moño espantoso sacado de una mala fotografía de los años cincuenta. Y por su boca solo salen sapos y culebras como se suele decir coloquialmente. Para eso sirve a veces el refranero, para entender mejor las cosas. Aunque hay refranes para todo, claro.

Doña María Severiano salió por la tele el mes pasado en una escena ya digo más que almodovariana, acunando una imagen de la Virgen María en sus brazos como si la Virgen fuera un bebé suyo (solo le faltó darle el pecho en directo), e impartiendo doctrina acerca de Franco, Pedro Sánchez, el Valle de los Caídos, la homosexualidad, la salvación de España (a estas alturas seguimos sin saber de qué hay que salvar a España), la Guardia Civil, la corrupción de la juventud, los inmigrantes subsaharianos a los que ella llama cariñosamente "chusma", y todo lo que se le ocurriera o le pasara por su cabecita que para eso la tiene bastante pequeña. Al final si ven ustedes la entrevista se darán cuenta de que según doña María todos vamos a ir al infierno menos ella y su querida virgencita coreana. Porque para colmo su virgencita es coreana, de Naju (Naju es una ciudad de Corea del Sur). En fin... lo que hay que ver y oir.

A mi me encantó la entrevista con doña María, que casualmente apareció flanqueada por tres señales de tráfico de prohibido el paso (!), y que en realidad no fue una entrevista ya que ella no contestó a ninguna pregunta y solo dijo lo que le apetecía. Su virgen por cierto estuvo calladita todo el rato. Para eso era de plástico. 

Como me gusta Almodóvar, al principio creí que el video era un adelanto de su próxima película pero al final resultó que no. Que era de verdad y que doña María Severiano es así, tal cual. 

Lamentablemente para nosotros la gran Chus Lampreave ya no está aquí, porque bordaría ese papel. Seguro.