Eso lo lleva mi marido

Eso lo lleva mi marido

El Jueves, la revista que sale los miércoles, tras casi veinte años de decadencia (su humor había llegado a ser tan chusco, tonto y zafio que ya no interesaba a nadie) acaba de coronarse otra vez con la respuesta que ha dado ante la posibilidad de que su último número sea prohibido y retirado de los kioscos a causa de la portada.

La portada en cuestión es un calco de aquella otra del rey Felipe y Leticia, supongo que la recuerdan, una edición que sí les retiraron de los kioscos en su momento supuestamente por ofensiva hacia la Corona. En esta de ahora la ilustración muestra a Urdangarín y la infanta Cristina bajo un titular que dice "la infanta irá a la cárcel" y ella, la caricatura de ella para entendernos, añade sonriente en el típico bocadillo de los comics mientras Urdangarín la folla por detrás "pero solo a los vis a vis".

Bien, ya sé que este párrafo anterior no ha quedado muy fino ni muy elegante en la expresión ni el lenguaje pero sorry, las cosas son como son. El Jueves tenía que haber sido nuestro Charlie Hebdo, y lo fue durante los ochenta como lo fue una vez El Papus y mucho antes Hermano Lobo o La Codorniz. Pero lamentablemente El Jueves se fue apagando en los últimos años no sé si por falta de talento o por qué y acabó convertido en una revista de tercera, cutre y sin mucha gracia, una revista que uno solo compra junto con otras más por desesperación, cuando le toca hacer un largo viaje en tren.

A mí la portada no es que me guste pero lo que me parece genial, ya digo, es la respuesta de sus responsables en las redes sociales ante la posibilidad de que se prohiba el número y se lo retiren de los kioscos con motivo de un comentario de la propia Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia que amenaza con querellarse contra ellos desde Lisboa. Y la respuesta de El Jueves fue esta: "No sabemos nada. Las portadas las llevan nuestros maridos". Genial. Ahí El Jueves recuperó la gloria de sus mejores momentos.

El otro día de charla con unos amigos bromeamos acerca de esto y llegamos a la conclusión de que la frase se convertirá en un hit nacional. Lo tiene todo para eso. ¿Que a usted lo para la policía en la carretera por pasarse el límite de velocidad? No problem. Baja la ventanilla y le dice al poli: "No sé nada de eso, agente, lo de la velocidad lo lleva mi marido." ¿Que Hacienda le manda una carta reclamándole un impagado?, ídem. ¿Que el vecino de abajo viene a decirle que su piso está inundado porque usted se ha dejado los grifos de la bañera abiertos durante todo el día?, lo mismo: "Eso de los grifos lo lleva mi marido". Y así. ¡Salud!