Lo intocable

En todos los países hay cosas y temas intocables como por ejemplo en Italia la Madonna o la "mamma", en Francia mencionar en una conversación a Rafa Nadal, o en Inglaterra decirle a un inglés que no tiene acento inglés o que no sabe comportarse correctamente en una cola. Son cosas que a muchas personas en cada cultura, en cada país, las ponen de los nervios.

En España lo intocable por antonomasia es la paella, y tras el atrevimiento el año pasado de Jamie Oliver con su paella con chorizo, ahora ha tocado otro. Otro cocinero inglés, Jamie Spafford (¡qué casualidad que su nombre de pila sea igual que el del otro Jamie!) ha hecho saltar las alarmas nacionales aquí con una sorprendente creación gastronómica a la que él llama "paella-burrito". O sea, para entendernos y que se entienda bien el invento consiste en un burrito mejicano relleno de arroz con cosas. Vamos, una burrada pero en pequeñito, un burrito. La paella con chorizo del primer Jamie a pesar del disparate (Jamie podía haberlo llamado a aquello arroz con chorizo y no hubiera pasado nada) por lo menos tenía aspecto de paella, pero la del segundo Jamie, la paella-burrito, no se parece en nada a una paella. Lo lógico hubiera sido llamar a ese plato no paella-burrito, sino burrito-paella ya que es lo que parece, un burrito con un poco de paella dentro. En las fotos el plato tiene buena pinta y parece apetitoso. A mi los burritos me gustan mucho, y no estoy hablando de Platero que era como de algodón como todos ustedes saben, sino de cuando estuve en México que me puse de burritos hasta las orejas. Será que tengo orejas de burrito desde pequeño.

No sé si se dan cuenta pero estoy haciendo un artículo estúpidamente divertido tan solo a base de repetir una vez tras otra la palabra burrito, que por sí misma ya mueve a hilaridad sin que yo le añada nada especial. Y si no vean, repitan en voz alta conmigo: burrito, burrito, burrito. ¿A que es gracioso? Burrito. ¿Lo ven?

La fusión, cultural, racial, o de lo que sea, es el gran invento de la humanidad. Fue de los primeros pero no se nos ha ocurrido nada mejor, ni el fuego, ni la rueda, ni nada desde entonces. Desde aquel día en que una chica Neanderthal se encontró con un chico Cromañón... y ya saben lo que dicen los portugueses: "O homem é fogo e a mulher estopa, ven o diabo e sopra".

Yo creo que Jamie Spafford ha hecho algo genial con su paella-burrito. Después de todo si hay pizzas con piña, perritos Michigan, chop suey de pescado, espaguetis con vino tinto, tostadas francesas con plátano o fish and cheaps con salsa tártara ¿por qué no va a haber una paella-burrito? Mezclémoslo todo, eso solo puede volvernos más inteligentes. Ya saben, los perros sin raza son los más listos. En fin: bon appetit!