Nunca contestes a la pregunta

Nunca contestes a la pregunta

Nunca contestes a la pregunta". No sé si han fijado ustedes, es la estrategia básica de comunicación de toda la clase política española. No sé si en otros países también lo es, pero aquí sí. Es así. Quizá sea una aportación gallega al mundo de la comunicación política. Ahí está Rajoy viviendo su retiro como registrador de la propiedad tras haberse pasado años como presidente del gobierno sin contestar a ninguna pregunta.

Aquí cuando alguien, un periodista, o un ciudadano le hace una pregunta directa a un político, el político contesta con un discurso que no tiene nada que ver con la pregunta. Y como es lógico no da una respuesta. Y esto lo hacen todos. Todos. Desde los del PP hasta los de Podemos. Da igual. Especialmente son unos maestros en esta disciplina los portavoces oficiales de los partidos que precisamente están muy bien entrenados para eso.

El otro día probé esta tesis mía con un amigo. Le dije "hazme una pregunta".

– ¿Qué pregunta?

– La que quieras tú. Cualquiera. Pregúntame qué hora es por ejemplo.

– Vale. De acuerdo, Víctor. ¿Qué hora es?

Y el político contestaría así. Me puse a improvisar.

– Bueno. Con respecto al tema de la hora que es un tema complejo y tiene muchos matices, nosotros tomaremos las decisiones políticas adecuadas cuando llegue el momento y actuaremos en consecuencia. Por supuesto dentro del respeto a la legalidad vigente y a las instituciones. Siempre hemos tenido una postura muy clara sobre este asunto y así lo hemos manifestado desde nuestro partido en innumerables ocasiones. Pero hay que dejar bien claro que el de la hora es un tema que requiere un análisis en profundidad. No puede tomarse a la ligera, así como así. Hay aspectos jurídicos, políticos y sociales que hay que tener en cuenta. De momento estamos estudiándolo y seguimos trabajando en ello. Y bueno, en cualquier caso al final adoptaremos la postura que consideremos más conveniente para los ciudadanos. Somos servidores públicos y estamos al servicio de la ciudadanía.

O sea que tu aquí le preguntas a un político por la exhumación de los restos de Franco por poner un ejemplo de un tema actual, y te suelta una conferencia sobre el cultivo de la soja en Fresnillo de las Dueñas (Burgos). Por eso cobran, por eso tienen chófer, dietas y coche oficial, todo pagado con nuestro dinero.

La clave es no contestar a la pregunta. Yo, ahora que lo he descubierto he decidido no contestar a ninguna. De hecho hace un par de semanas volvía de pasear al perro y me encontré con un vecino en el ascensor que me preguntó si hacía calor en la calle y yo, mientras intentaba controlar a Atticus, mi chihuahua, para que no mordiera al vecino, le contesté tranquilamente:

– Estos días estoy viendo "El cuento de la criada" en la HBO. Que tengas un buen día. Ciao.

Este país no hay quien lo aguante. ¡Y vaya que hacía calor!