Puchi quiere un pedazo de Francia

Puchi quiere un pedazo de Francia

En una reciente y ¿cómo no? jugosa entrevista, el expresident catalán huido ha asegurado que aunque no vuelva a pisar suelo español en los próximos veinte años sí pisará pronto suelo catalán. Este hombre nos alegra el día todos los días. ¡Qué bendición! Como sabrán ustedes los psicólogos y expertos aseguran que para que una relación afectiva dure es fundamental que tu pareja te haga reír. Yo con Puchi me parto. Me casaría con él ahora mismo, pero no me lo va a pedir. ¡Tchk, mala suerte!

Se refiere ese ínclito y nunca bien ponderado tipo que tiene ese peinado tan raro a una región del sur de Francia que los independentistas catalanes consideran suya, parece ser. Ahí podría poner él el pie. Vistas así las cosas, quiero decir desde su perspectiva, en el punto de mira de Puigdemont no solo está ahora Pedro Sánchez, antes Rajoy, sino también Macron y poco le falta a este superhéroe de Marvel que vive en Waterloo para enfrentarse hasta a Charles de Gaulle, aunque no creo que Charles de Gaulle le vaya a prestar mucha atención a estas alturas, la verdad. 

A este hombre, Puigdemont, no le gusta nadie salvo tal vez él mismo, e incluso eso lo dudo. Pero aun así él no ceja en su empeño y en sus pretensiones desde su particular gobierno de Vichy, una población que en su caso no está en Francia sino en Alemania, Bélgica, Suiza, o el sitio que toque. O sea que Puchi se parece más de lo que a él le gustaría a los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, que también tenían una corte itinerante, una que andaba todo el día trabajosamente de aquí para allá. 

Es lo malo que tiene la historia, que siempre se repite como muy bien nos explicó de otra manera Chus Lampreave en aquella fabulosa película de Almodóvar: "Es lo malo que tenemos las testigas de Jehová, que no podemos mentir". Puchi no puede mentir, pero la historia se le repite como un guiso con demasiado ajo. 

Yo, que he hecho siete mudanzas a lo largo de mi vida arrastrando en cada una de ellas aparte de los muebles y todo lo demás una pesada biblioteca de tres mil libros, sé lo duro que es eso. No es fácil.

Pero volvamos a los psicólogos y expertos para informarnos y saber qué pensar y qué actitud debemos adoptar frente a este problema. Según ellos las tres cosas que producen más estrés en una persona son por este orden la muerte de un ser querido, una separación y una mudanza. Pues Puchi lleva arrastrando las tres demasiado tiempo. Le pesan en la cabeza y se le notan en el pelo. Por eso tenemos que ser comprensivos y bondadosos con él. No sabe lo que dice, el pobre. Está súper estresado. 

Y la verdad, si he de serles sincero yo tampoco sé lo que digo... y también estoy súper estresado.