Que vuelva la mili

Que vuelva la mili

Una de las geniales ocurrencias del boss de Vox, que tiene muchas ese tipo con barba de hipster, Santiago Abascal, tan moderno él, es que ha sugerido más de una vez la conveniencia de volver a implantar la mili. Estoy totalmente de acuerdo, y como él no la ha hecho (la mili) hay que ponerlo de primero en la fila. Lo ideal, creo yo, sería mandarlo a Melilla o a Chafarinas, aunque esas opciones son de mi época y hoy hay otros destinos mejores: Iraq, Afganistán, etc.

A esta nueva hornada de políticos entre los que incluyo no solo a Santiago Abascal, sino también a Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y otros que conocemos bien, les vendría de perlas hacer la mili. Así nos dejarían en paz durante doce meses y por lo menos aprenderían algo, lo que se aprende en la mili.

¿Y qué se aprende en la mili? Pues se lo voy a contar yo que sí la hice. Se aprende a beber, a fumar, a blasfemar, a perder el tiempo, a escaquearse de todo y a hacer toda clase de animaladas, algo que suele ocurrir siempre que se encierra a cientos de jovencitos con la testosterona a lo loco. Y también se aprende, y esto es lo más importante, a obedecer a idiotas sin hacer preguntas. Más que nada porque si haces preguntas inconvenientes puedes acabar arrestado en un calabozo durante una temporada.

Un amigo mío jubilado que tiene cinco hijos varones, todos mayores ya, me contó un día hace años que cuando sus hijos eran adolescentes y empezaban a salir y ligar les decía: "Hijo mío, cuando te vayas a casar busca una mujer inteligente, porque no hay nada peor en este mundo que recibir órdenes de alguien más tonto que tú." Yo siempre relacioné esta frase con la mili, no sé por qué. Bueno, creo que sí lo sé.

Santiaguito Abascal quiere recuperar la mili, tal vez porque él no la hizo. También quiere recortar gastos públicos sociales, aunque él no ha trabajado en nada en toda su vida desde que tenía veinte años cuando en lugar de hacer la mili entró en el PP, lo hicieron concejal y empezó a cobrar un sueldo público... hasta hoy. Es lo que sigue haciendo y de lo que vive, del erario. También quiere borrar del mapa a homosexuales y lesbianas porque él es un machote de pelo en pecho de los de antes (y eso que nadie sabe cómo eran los machotes de antes). Y también quiere derogar las leyes de violencia de género porque él no es una mujer y no le interesa el tema. Además Santiaguito es blanco así que tampoco quiere en España ni negros, ni moros, ni nadie de otro color. 

Este muchacho es un libro abierto. ¡Uau! En él todo encaja a la perfección como las piezas de un juego de Lego. Con un simple "click". 
Sí, será mejor que vuelva la mili.