La Santa Misa

Podemos, no el tiempo verbal sino el partido político, ha presentado una propuesta en el Congreso para que la misa católica desaparezca de la televisión pública. El argumento es que España es un país aconfesional, una lógica propia de un cuadernillo de escritura Rubio. A raíz de eso el pasado domingo la audiencia de la misa de la 2 subió del 6% habitual al 19%. Gran éxito. Como no comparto opiniones tipo Carlos Herrera, Salvador Sostres y otros que han salido al paso de eso y me repugnan, me explicaré.

 

 

Yo le he votado a Podemos pero cada día los veo más torpes. Porque: A) creo que no han entendido precisamente lo que esperábamos muchos que los votamos inicialmente; y B) me gustaría saber por qué les interesa tanto eliminar la misa de la televisión y no los partidos de tenis o las carreras de motos, que también hay en la tele todos los domingos por la mañana. Yo sí estoy por la aconfesionalidad, pero parece que ellos no.

Los que no somos creyentes o no nos gusta el tenis y nos encontramos en la tele con el cura de San Xulián de Abaixo cantando misa en San Martín Pinario o con Rafa Nadal devolviéndole una volea a Federer en Wimbledon, seguimos zapeando y cambiamos de canal hasta encontrar uno con una programación a nuestro gusto. ¿O no?

Hay muchas personas en España a las que les gusta el tenis pero no pueden ir a Wimbledon, ya sea porque no pueden pagarse el viaje ni las entradas o por otras razones, las que sean. También hay muchas personas en España a las que no es que les guste la misa sino que "la necesitan", y no pueden salir de casa e ir a la parroquia por su edad, su estado físico o por otras razones, las que sean. Así que a mí la misa por la tele, como Doraemon o Bob Esponja que a los niños les encantan y a mí no, no me parece mal; no es lo mío, pero me limito a cambiar de canal y punto. Arreglado.

Como saben mis lectores soy bastante anticatólico pero estas ideas, ocurrencias o no sé como llamarlas, me parecen desvaríos, estupideces de nota. Veamos chicos y chicas (que en esto hay que andarse con mucho ojo) de Podemos: España será aconfesional, sí, vale, pero yo os recomendaría que os deis una vuelta por Sevilla o por Castilla La Mancha en Semana Santa, a ver si algo os llama la atención en las calles.

A mí me han educado en la fe católica y la he rechazado. Pero precisamente por eso, porque aprecio más que nada el derecho de cada uno a elegir lo que quiera, la misa el domingo por la mañana por la tele me parece que está muy bien, para el que la quiera, claro. Yo si me la encuentro inmediatamente me largo zapeando hasta Rafa Nadal. ¿O debiera decir San Rafa Nadal?