Velu¿qué?

La lista publicada por el 112 con las docenas y docenas de nombres con los que los gallegos nos referimos a la velutina (avispa asiática) confirma lo que ya sabíamos: que los de esta esquina del noroeste poseemos una inagotable capacidad de inventiva. A creativos no nos gana nadie. Y por si alguien aun lo duda, para demostrarlo ahí está la fantasía desbordante de nuestros escritores como Valle, Cunqueiro, Cela y otros.

Yo creo que velutina es un nombre de pueblo, como herminia, balbina, obdulia, güendolina, eudoxia, escolástica o peregrina. Y seguramente los que llamaron al 112 pensaban lo mismo. En mi familia hubo, ya no, muchos nombres de ese tipo que a mí de niño me encantaban ya que entonces no teníamos tantas series de televisión de dibujos animados con personajes que se llamaran pikachu, songoku, shinchán o pitufina. 

Obviamente no voy a poner la lista completa de nombres aquí pues son casi cincuenta; hinquen ustedes un poco los codos, hombre, y vayan a internet a verla. Pero comentaré algunos que creo encierran una gran imaginación y un talento popular admirable. Dejaré aparte brillantinas, betulinas, vespertinas, ventolinas y galopinas que están bien pero resultan un truco literario fácil, y me centraré en otras más interesantes. 

Besupinas. Este es un nombre precioso. De los más bonitos de la lista. Casi evoca, yo me lo imagino así, a dos amantes en decúbito supino besándose enamorados al pie de un hermoso pinar gallego, bajo las frondosas sombras y bañados por la ligera lluvia de sus agujas.
Otros. Colombianas, beduinas, siberianas. Obviamente los que llamaron al 112 y las designaron con estos nombres no tienen ni idea de geografía. Más acertado fue en cambio el que la llamó china y muy, muy hábil aquel que para no complicarse la vida y no quedar mal se refirió a ella simplemente como "extranxeira", lo cual es correcto.
Un nombre muy bueno es soviética. Sospecho que el tipo que la llamó así tiene un can de palleiro que se llama Trotsky, un típico nombre de perro en la Galicia rural. Ya he comentado alguna vez que me gustaría saber por qué aquí, al menos cuando yo era crío, a los perros en los pueblos siempre les ponían nombres de líderes comunistas: Trotsky, Lenin, Fidel, etc. Otro de tantos misterios insondables de la cultura popular galaica.

Algunos optaron por nombres descriptivos como brillantinas o porpurinas. Y en otros puede distinguirse claramente el origen de la llamada telefónica como en velutintas, por ejemplo, que casi parece una clase de uva tipo Mencía. Apostaría a que esa llamada provenía de la Ribeira Sacra.

Pero la mejor de todas, una denominación en la que aflora con toda su grandeza el espíritu gallego, esa capacidad nuestra de resumir un asunto en cinco palabras para no tener que hablar más y con una total ausencia de prejuicios, es esta: africana de la hostia puta. Está claro que al tipo que hizo esa llamada... le había picado una.