Ourense

El homicida de Velle llevaba sin medicarse desde octubre

Ourense

Sucesos

El homicida de Velle llevaba sin medicarse desde octubre

Diego Rodríguez, en el registro domiciliario efectuado el viernes por la tarde. (Foto: Brais Lorenzo)
photo_camera Diego Rodríguez, en el registro domiciliario efectuado el viernes por la tarde. (Foto: Brais Lorenzo)
El investigado, ya en prisión, declaró que abandonó el tratamiento porque le estaba haciendo engordar

El juez de guardia envió este sábado a prisión a Diego Rodríguez en relación al  cruento crimen ocurrido en Velle en la madrugada del viernes. Ana Balboa y su pareja, Álvaro Blanco, que vivían en Batundeira desde hace pocos meses, fueron objeto de un ataque súbito por parte de un primo de Blanco, Diego Rodríguez, que los acuchilló en la madrugada del viernes, nada más abrir la puerta, hasta provocar la muerte de la joven (recibió al menos 10 puñaladas, según informó la Policía Nacional ). Álvaro continúa en la Unidad de Reanimación del CHUO en estado muy grave.

El homicida, Diego Rodríguez, pudo haber sufrido un brote psicótico ya que había abandonado por voluntad propia, y sin que fuera advertido por su entorno, el tratamiento psiquiátrico que le había sido pautado.

Rodríguez pasó a disposición judicial ayer a las 12.30 horas, y el magistrado Luis Doval, titular del Juzgado de Instrucción nº2 en funciones de guardia, acordó prisión provisional comunicada y sin fianza por dos delitos de homicidio, uno consumado y otro en grado de tentativa. Aunque el imputado fue visto por el forense, está pendiente de un informe psiquiátrico. 

El homicida, que había negado los hechos ante el juez, ingresó por la tarde en el centro penitenciario de Pereiro de Aguiar, en donde estaba previsto que le examinase el médico de la prisión. Antes de pasar al módulo ordinario, deberá estar en cuarentena aislado -sin contacto con otros internos- durante 10 días, como marca el protocolo covid de las prisiones.  

Su abogada , Ángeles Ferreira, aseguró  que "no se sabía que estaba sin medicar. Alguien tendría que haber tomado medidas. Dejó la medicación por su propia voluntad, ya en octubre. Eso es mucho tiempo". Le trataban en la Unidad de Salud Mental de Concejo, pero "decía que el tratamiento le estaba haciendo daño. Pesaba ya 120 kilos", añade la letrada. 


En su declaración  “estaba triste, pero porque se le acababa el paro"

La abogada, Ángeles Ferreira, defiende tras levantarse el secreto de sumario del suceso del pasado viernes que "los hechos están bastante claros". Y es que en la casa de Diego Rodríguez Torres fueron encontrados tanto el cuchillo de 30 centímetros con el que se cometió el crimen como prendas de ropa del homicida manchadas de sangre. 

"Además, su madre le escuchó salir", añade Ferreira. En cuanto a la autoría de los hechos, "en los dos días, dice no saber nada. Es posible que no se acuerde. Cuando lo encontró la policía, ya dijeron que se encontraba en estado catatónico", recuerda la letrada. 

También destaca que "en la declaración del viernes (Diego Rodríguez) estaba normal, y en la del sábado por la mañana, ante el juez, más lloroso, pero no por lo que había hecho sino por su situación personal, porque en el mes de abril se le terminaba el paro y porque quería vivir en un sitio mejor. Todo referido a su persona. No piensa en lo que hizo", prosigue Ferreira. 

Tanto Rodríguez como su progenitora declararon ante la Policía Nacional en el intento de esclarecer lo ocurrido durante la madrugada del pasado viernes en la casa de Velle.