Ourense

Nuevas medidas, viejos cierres

Ourense

Coronavirus en Ourense

Nuevas medidas, viejos cierres

Ourense 13/8/20
Ambiente nocturno de terraceo en Ourense

Fotos Martiño Pinal
photo_camera Imagen de ambiente nocturno en las terrazas al inicio de la calle de Los Hornos. (Foto: Martiño Pinal)
El sector del ocio nocturno, la hostelería y las residencias de mayores de la provincia afrontan su último fin de semana antes del inicio de las restricciones. La decisión se acata con resignación, sobre todo, en bares y clubs: "Se nos criminaliza"

Arranca el último fin de semana de la "nueva normalidad" para el ocio nocturno, la hostelería y las residencias de mayores de la provincia. Las restricciones anunciadas por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras reunirse con las autonomías, entrarán en vigor el próximo lunes, y supondrán varios pasos hacia atrás en el proceso de desescalada. 

Bares y clubs nocturnos se verán obligados a volver a bajar la persiana, tras apenas un mes con ella levantada. En la ciudad, el sector reivindica su situación, "muy difícil" después del cierre de marzo hasta julio. "Fuimos los últimos en abrir y ahora los primeros en cerrar. Se ha criminalizado la noche", reclama Serafín Rodríguez, gerente del local nocturno La Chica de Ayer. Los establecimientos recuerdan la inversión realizada durante las últimas semanas para adecuarse a las medidas sanitarias para abrir con las garantías necesarias. "Hemos invertido más de 1.500 euros en todo el material para que ahora nos hagan cerrar", asegura otro empresario de la noche ourensana. 

Los restaurantes y bares también se verán afectados, ya que deberán cerrar sus puertas a la 1,00 horas. En la ciudad, el sector se reunió hace semanas con el gobierno local para conseguir extender el horario de terrazas durante las noches estivales. Ahora, se ven obligados a dar un paso atrás que supondrá pérdidas económicas importantes.

Ourense 13/8/20
Ambiente nocturno de terraceo en Ourense

Fotos Martiño Pinal

Las residencias de mayores, por su parte, aplauden la medida y comparten la preocupación ante la situación sanitaria. En la provincia, los centros de municipios con rebrotes ya habían impuesto nuevas restricciones, para evitar la entrada del virus. Por ahora no se han vuelto a detectar casos positivos en los centros ourensanos, son dos los profesionales actualmente contagiados en la comunidad gallega.

“Detrás del ocio nocturno hay muchos trabajadores"

El anuncio del cierre de establecimientos nocturnos cayó como un jarro de agua fría entre empresarios y trabajadores del sector. "Nos quedamos colgados, no sé como podremos mantener los alquileres y las facturas a partir de ahora", apuntan desde el Patio Andaluz, ubicado en pleno Casco Histórico de la ciudad. 

Los locales aseguran que se les ha "criminalizado" desde el inicio de la pandemia, pese a que cumplan las medidas preventivas para evitar contagios. "Para ellos el ocio nocturno significa fiesta, no se han parado a pensar que detrás hay muchos trabajadores", apunta Serafín Rodríguez, de La Chica de Ayer. "Aprovecharé cada segundo del fin de semana", añade.

Durante la tarde de ayer, muchos dudaban de si podrían abrir por la noche, ante la posibilidad de que la normativa se publicase de forma inminente. "Estamos desamparados, eles toman as medidas da noite para a mañá coma se nada, e sen informar de cando se vai publicar a normativa. Non sabes se tes que dar de baixa aos traballadores ou non", explica Miguel Mouren, del pub K'oba. 

En el caso de locales como el Miudiño, su dueño, Javier González, espera poder abrir. "Yo soy café-bar especial, por lo que tengo que preguntar si puedo abrir durante la tarde. Si no, tendremos que cerrar, claro. No hay otra opción", explica González. Desde el bar Patio Andaluz también intentarán adaptar su propuesta al horario diúrno, para poder mantenerse: "Al menos para seguir facturando un poco. Sabíamos que nos cerrarían, pero esperábamos pasar por lo menos los meses de verano".

Las residencias se blindan ante la expansión del virus

Las residencias deberán restringir las visitas a una única persona por cada usuario, además de realizar pruebas diagnósticas a los nuevos ingresos y trabajadores reincorporados tras vacaciones. En la provincia, los centros de los municipios afectados por rebrotes dieron un paso atrás en el ritmo de la desescalada en las últimas semanas. 

Desde la Fundación San Rosendo recuerdan que las medidas de prevención continúan desde el inicio de la pandemia: "Nos mantenemos alerta después de todo lo que ha pasado". La entidad pide la colaboración de las familias para mantener los centros de mayores limpios de coronavirus. "Nosotros ya pedíamos una prueba diagnóstica negativa a los nuevos ingresos para entrar, y también a los pacientes que salen con sus familiares unos días y vuelven", comentan desde la fundación. Además, aquellos usuarios que realizan salidas a centros médicos deben mantenerse en cuarentena durante dos semanas de forma preventiva, para evitar posibles contagios, al igual que los nuevos ingresos. 

"A los mayores que pueden salir del centro siempre les insistimos en que tomen sus preocuaciones, que no se quiten la mascarilla y que guarden la distancia de seguridad", apuntan desde la entidad. La medida que más afectará será la restricción de visitas, que se limitan a una sola persona por cada usuario. Hasta ahora, siempre con cita previa, los familiares podían ver a los residentes, además de llevárselos a casa en caso de así decidirlo, tanto de forma puntual como durante una pequeña temporada.

Te puede interesar