ELECCIONES

El PP volvería a ganar en la ciudad y el PSOE recuperaría la segunda plaza

Las elecciones del 26-M empujan a Ourense al escenario político más fragmentado de su historia, con 8 partidos en el Concello y sin mayorías nítidas

El PP volvería a ganar en la ciudad y el PSOE recuperaría la segunda plaza

El PP ganaría en Ourense el 26 de mayo, en unos comicios que servirían al PSOE para recuperar la segunda plaza, perdida en 2015. Los de Jesús Vázquez logran una victoria nítida, pese a perder en estos cuatro años un edil y quedarse en 9 concejales, su mínimo y el peaje de gobernar en minoría un endiablado panorama político. Mientras, Rafa Villarino reeditaría los 6 ediles de Vázquez Barquero, suelo desde 1979 pero que en esta ocasión les valdría para liderar la oposición gracias al notable bajón del partido de Pérez Jácome, que pasaría de 8 ediles a 5. Ourense en Común también sufre, con una fuga de 2 de sus 3 ediles que la muestra apunta al BNG. Los de Luis Seara recuperarían su plaza en el Concello, tras sufrir un castigo sin precedentes desde 1983.

A partir de ahí, el sondeo de Infortécnica para La Región –que varía una pizca si se le aplican a los resultados el factor de corrección del recuerdo de voto del 2015– entra en paralelos desconocidos en la ciudad, en una lectura que ahonda en la fragmentación de voto para perfilar el escenario político más atomizado de su historia, con hasta 8 partidos entrando en el Concello. Consecuencia directa del descomunal, y sin precedentes, ramillete de opciones en liza –15–, y de la fuga de votantes del bipartidismo tradicional –PP y PSOE sumarían entre los dos su mínimo, 15 ediles, lejos de los 22 de 2011 y 1991–  hacia otras opciones, Ciudadanos (2), Podemos (1) y Vox (1) estarían en disposición de entrar, por primera vez, en la Casa Consistorial de la capital.


Los pactos


El sudoku en el que puede acabar convirtiéndose el panorama político en Ourense añade un par de niveles de complejidad al reto de articular una mayoría de gobierno. La lógica de bloques ideológicos sigue sin sumar. El centroderecha firmaría 12 –un hipótetico pacto de PP, Cs y Vox  quedaría a 2 de la mayoría– y el centroizquierda –PSOE, BNG, OUenC y Podemos– alcanzaría los 10, muy lejos de los 14. En el medio, Jácome. 

Dos aspectos sustanciales asoman en el estudio de Infortécnica. El elevado nivel de indecisos –36%– sumado al escaso nivel de conocimiento de la mayoría de candidatos muscula la importancia de esta campaña para intentar aclarar la situación. En el otro lado se avecina la llamada al voto útil. La notable dispersión puede colisionar con el umbral del 5% de apoyos que marca la entrada al Concello. En ese escenario resbaladizo se maneja la mayoría de opciones. Solo tres partidos parece que tienen asegurada su entrada. Sobre el resto de candidaturas pende la espada de Damocles que ya sufrió el BNG en 2015. Alguna de las opciones mencionadas –y otras como VOU, Ourense Mellor o Adelante- podrían acabar fuera por un puñado de votos. Tras no fructificar en la izquierda los intentos de confluencia, quizás más de uno acabe tirándose de los pelos el 26 de mayo. 


PP y PSOE, aprobados


El enorme catálogo de opciones políticas  no parece venir acompañado del calor de sus potenciales votantes. Atendiendo a Infortécnica, los ourensanos solo aprueban como candidatos a Jesús Vázquez y Rafa Villarino. El popular se apoya en el bastón de mando para ser el más conocido –86,2%–, pero obtiene dos décimas menos de valoración que el socialista. Este firma la mejor nota –5,6–, aunque se ve penalizado por un escaso grado de conocimento – 44,5%–, deuda de una candidatura ensamblada en apenas un mes tras la renuncia de Barquero. Entre los candidatos que aspiran a reeditar su asiento en el Concello sorprende el bajo nivel de conocimiento de Martiño Vázquez  y Pepe Araújo. El  líder de C's saca la segunda peor nota entre los encuestados –solo mejora a la candidata de Vox–. Deteniéndonos en los nombres que buscan moqueta, Luis Seara (BNG) es el mejor parado –4,8–. El líder de VOU, Jorge Bermello, se alimenta de su trayectoria empresarial para ser el tercer candidato más reconocido, aunque eso no le llega para aprobar –4,2–. Mejor valoración obtienen Etelvino Blanco y Pérez Carral, pero especialmente el segundo sufre con un bajo nivel de conocimiento, que va en paralelo al resto de cabezas de lista. Ahí entra David Alvarado, que rozando el anonimato –son varios los candidatos que no pueden ser valorados al caer su conocimiento bajo el 10%– podría ser edil, empujado por la marca Podemos. 

oURENSE2_result