Ourense

Alcaldes en primera línea

Ourense

Crisis del coronavirus

Alcaldes en primera línea

El alcalde de Amoeiro entrega mascarillas a los vecinos.
photo_cameraEl alcalde de Amoeiro entrega mascarillas a los vecinos.
No tienen tiempo para confinarse. Son el primer eslabón del contacto con los ciudadanos, coordinando un importante equipo en cada municipio. "Para nós non hai confinamento, e ten que ser así", afirman, mientras la cabeza no para. "É moi gratificante"

Los alcaldes de la provincia de Ourense viven estos días jornadas frenéticas y maratonianas debido a la reinvención de servicios acometida durante la pandemia. Cuando se cumple casi un mes de confinamiento, la maquinaria municipal no descansa ni siquiera en Semana Santa. "Vou entregar mascarillas polas casas, levámoslle as compras. Levaremos entre negocios e casas 700 entregadas. Agora é o momento de dalas aos veciños, iremos dando en medida das nosas posibilidades", explica José Luis González, alcalde de Amoeiro.

 "Píllasme de casualidade, acabo de chegar de estar repartindo toda a mañá", indica el regidor amoeirés, que asegura que prefiere centralizar él la entrega "para ter controlado que o reparto se fai de forma correcta e non hai duplicidades". "Para min non existe o confinamento, non parei en todo este tempo, pero é que ten que ser así", añade el regidor de Amoeiro. 

En A Peroxa están llevando compras, prestando servicios a lo mayores "e incluso lles levamos o lixo dalgunha casa ao contenedor, para minimizar ao máximo os desprazamentos", dice el regidor, Manuel Seoane. "Temos cinco residencias e moita poboación envellecida. Desinfectamos todos os puntos dúas veces por semana", indica Seoane, al que se le vio encima de una furgoneta esta misma semana echando un cable en la desinfección: "Non se está deixando a ningúen se atender". 

SEGUIR LA PARTE ADMINISTRATIVA

A estas labores se suma el continuar con las labores de administración. "Hai dúas persoas nas oficinas, hai moito traballo de expedición de certificados que son necesarios, para hipotecas, por exemplo". Asimismo, la actividad es frenética también para mantener el ritmo de adjudicación de obra pública. "Imos celebrar unha mesa de contratación a semana que vén, son con 4 persoas, e pedímoslles ás empresas que non veñan. Farémolo só 4 coa debida separación e todas as medidas de protección". 

92291650_10218704424174836_7169044807870840832_o

Entrega de regalos de cumpleaños, a los más pequeños, en Pereiro.

En Pereiro de Aguiar, un municipio complejo con una conjunción entre lo urbano y lo rural, también están con una actividad frenética. "Sempre dixen que son alcalde 24 horas, e nese sentido non cambiou moito, pero agora xorden problemas a calquera hora. O Concello atende a todos os veciños que necesitan algo en calquera momento", explica el regidor, Luis Menor. 

Esta semana han institucionalizado las felicitaciones de cumpleaños a los niños, "porque así nolo demandaban as familias", al igual que han estrenado el servicio de impresión de deberes. "Isto é unha reinvención diaria. A situación inicial foi a de dar respesto aos servicios sociais, que todo o mundo teña alimentos, dar toda a axuda posible...". 

En su caso, dentro de lo que puede, intenta respetar el confinamiento manteniendo la actividad municipal "teletraballando desde a casa, tanto eu como o persoal municipal, co remoto. É unha das cousas boas desta crise, vimos que o teletraballo é efectivo e funciona e tivemos un avance dixital". En ese sentido, combina la visita a vecinos que lo reclaman con el trabajo de despacho, porque necesita seguir pagando a proveedores y acelerar procesos administrativos para ese día después de todo, que no sea como volver a empezar.

Más gratificante

Las labores han cambiado radicalmente, pero también las sensaciones son otras. "Iso é moi gratificante, agora cambiou todo, ves que podes axudar, sen condicionantes sociais, económicas e políticas", relata el alcalde de Barbadás, Xosé Carlos Valcárcel, que confiesa que mientras gran parte de la sociedad vive confinada, "un alcalde non pode facer iso, en verdade estou menos na casa ca nunca, menos ca na campaña electoral". Tiene que acompañar a miembros de Protección Civil, hacer la entrega de mascarillas en persona, al igual que otros concejales o personal del Concello. Al mismo tiempo , coordina los servicios, como impresión de deberes, servicios psicológicos, gestión de compras. "Esta é unha cadea continua de novos retos, que non sería posible facer sen o importante labor da Policía Local e Protección Civil, e os veciños voluntarios", indica Valcárcel. Cadenas solidarias de mascarillas, felicitar cumpleaños, banco de alimentos, teléfono solidario... "Temos teletraballando a parte do persoal, que aínda que non ten carga de traballo igual ca antes, ten que lograr que nada estea paralizado. Por exemplo, tivemos que comprar mascarillas, e para un Concello é moi difícil pagar en anticipado, sen recibir a mercancía. Neste caso puidemos facelo grazas ao traballo do persoal". n

 

El rural se protege: “Sin guantes ni mascarilla no entres al súper"

operativo_de_desinfeccion_en_residencias_de_mayores_3

El rural se toma en serio la protección. Mientras que en la ciudad, por su propia fisonomía, no es tan común ver mascarillas, guantes y ni siquiera hay una obligación de portar estos elementos de protección para salir a la calle, el rural ourensano parece que se toma mucho más a pecho estas medidas. Son decenas los municipios que han puesto como condición el uso de mascarilla para acudir a establecimientos públicos. Haya o no esta condición, "que non se pode facer cumprir porque non todo o mundo dispón dela", confiesan los regidores, la gente se lo toma en serio. "Nós entregámolas en todos os negocios, axuliares de axuda a domicilio e traballadores municipais,  e agora estamos entregando aos veciños, esperamos que esta semana teña mascarillas lavables a metade da poboación", manifestaba el alcalde de Amoeiro. 

SATISFACCIÓN CON LA GENTE

El regidor de Maceda felicita a los vecinos por su "bo comportamento" en sus últimos mensajes a la ciudadanía y les quintaspide que "pidan mascarillas se as precisan aos membros de Protección Civil". "O 99% da xente estao facendo moi ben", indica Xosé Carlos Valcárcel, que junto a otros ediles y personal municipal reparte mascarillas por todos los negocios y también entre los que las necesitan.

En San Xoán de Río, el concello más envejecido de Galicia, "un xeriátrico a ceo aberto", como lo definió el alcalde, Xosé Miguel Pérez Blecua, la prevención "é á unica forma de frear o coronavirus", por lo que tras realizarse él mismo el test rápido en O Barco, recomendaba a todos los vecinos en contacto con positivos que lo hiciera.  Asimismo, desde el pasado 30 de marzo es obligatorio llevar mascarilla y desinfectar las manos antes de entrar a cualquier establecimiento. 

En A Peroxa, "os establecementos levan a rajatabla as normas, só deixan entrar unha persoa á vez e incluso levan os produtos directamente fóra da tenda", explica Seoane. El problema de las mascarillas, que los concellos facilitan directamente a sus vecinos, se resuelve estableciendo prioridades. Taboadela puso un teléfono para recibir solicitudes, y prioriza en el reparto al personal sanitario, cuidadores a domicilio y trabajadores municipales, así como casos positivos y familiares o cuidadores. Después, priorizará a pacientes con patologías crónicas o las denominadas "de riesgo" o que tenga síntomas. En tercer lugar, se dan a trabajadores de actividades esenciales, y ya posteriormente al miembro  de la fmailia que se encargue de hacer las compras. La tabla de criterios se hacen fundamentales, y más tras pedir a los vecinos le uso de guantes y mascarillas para ir a la tienda, farmacia o médico, como hacen muchos municipios.

Más material y desinfección

Mientras, ayer llegaban de nueva buenas noticias en dotación de material. La Xunta envió 134.418 unidades de material de protección individual a 172 centros sociales de la provincica, incluyendo guantes, mascarillas y batas plásticas.

Por su parte, la Diputación dio un "nuevo paso" en su lucha contra el COVID-19, con un operativo de desinfección desplegado en 12 geriátricos de las comarcas de Verín, Valdeorras, A Limia y O Carballiño, junto al Consorcio Provincial de Incendiso y de Emergencias.. 

Asimismo, el camión baldeador del ente provincial está desinfectando las localidades que registran personas positivas y cuyas autoridades locales lo solicitan, hasta ahora Xinzo, Barbadás, Monterrei, Oímbra, Cualedro y Vilardevós.·Es un nuevo paso importante", dijo el presidente provincial, Manuel Baltar, que destaca la "cooperación" con la Xunta para luchar "con la máxima eficacia" contra el virus. 

Lucha contra falsos positivos, bulos y mucha rumorología
Lidiar con los bulos es otro de las labores improvisadas que día a día van aflorando. No solo bulos, sino malinterpretaciones, medias verdades, rumores, positivos que a veces desatan temores. El alcalde de Cualedro, Lucian Rivero, tenía que salir esta semana a la palestra para desmentir una noticia en la que se aludía a un primer caso de coronavirus . Otros regidores se ven obligados a salir a desmentir la relación de algunos fallecimientos con el COVID-19. "Houbo un bulo circulando no concello sobre unha persoa que faleceu e no que se dicía que era por coronavirus, cando non era así", explica Manuel Seoane. 
 Otros alcaldes intentan que las noticias, incluso oficiales, no causen temor entre la ciudadanía. La alcaldesa en funciones de Bande, Sandra Quintas, negaba ayer que se hubiese producido un fallecimiento por coronavirus en la residencia de ancianos de la localidad. "Falleció una persona por causas naturales, pero según me traslada la dirección del centro dio negativo en COVID-19", señaló. En este caso, puso haber un error en la transmisión de los datos, lo que llevó a incluir la defunción de Bande en el parte diario remitido desde la Consellería de Sanidade. La noticia causó un gran revuelo en la capitalidad de A Baixa Limia, así como entre los familiares de los usuarios, a quienes Quintas trataba de tranquilizar asegurando que "no hay nada" que los haga sospechar de la presencia del virus en el geriátrico. 
En Barbadás, donde la Xunta informó de un positivo en la residencia DomusVi, el alcalde, Xosé Carlos Valcárcel aclaró que "a persoa que presentou o COVID-19 non o adquiriu no centro, senón que estivo en contacto cun familiar que traballa noutra residencia, e en canto se detectaron os síntomas illouse e enviouse á casa, non estivo en contacto cos usuarios.