Ourense

Siete preguntas sobre el gas radón

Ourense

Siete preguntas sobre el gas radón

¿Cómo puedo saber si mi vivienda está afectada? Es una de las habituales preguntas sobre este gas

1.- ¿Qué es el radón y por qué está afectada Ourense? 

Es un gas radioactivo que viene del suelo. Se produce de forma natural como consecuencia de la desintegración del uranio, presente en materiales de la corteza terrestre como el granito, que conforma la mayor parte del subsuelo del sur de Galicia. 

2.- ¿Y por qué esta preocupación por el radón?

La OMS lo sitúa como la segunda causa del cáncer de pulmón, la primera entre los no fumadores. Cuando este gas emana del suelo se desintegra emitiendo partículas alfa, muy energéticas, que al impactar de modo constante y prolongado en el epetelio pulmonar pueden acabar llevando al cáncer. 

3.- ¿Cómo nos llega?

Los terrenos fracturados facilitan que emane del suelo. El gas pasa al aire y se disuelve, sin representar riesgos. El problema es cuando encima de ese suelo con radón se sitúa, por ejemplo, una casa, porque el gas se acumula debajo y se va filtrando a través de cámaras de aire, grietas del hormigón o cemento, conducciones sanitarias o eléctricas...esto es  lo que se llama radón residencial. 

4.- ¿Dónde se concentra?

En sótanos, garajes o bajos. Desde ahí, va ascendiendo con el aire, pese a ser más pesado que él. Escaleras o huecos de ascensos, vías que usa para alcanzar pisos superiores. 

5.- ¿Cómo puedo saber si mi vivienda está afectada?

El Mapa de Radón de Galicia nos da una primera idea. Pero la medición es clave. Es necesario cuantificar su presencia midiendo la concentración de radón en  el aire. 

6.- ¿Cuál es el umbral dónde empieza el riesgo? 

La concentración de radón se mide en becquerelios por metro cúbico de aire (Bq/m3). La UE ha fijado como nivel límite admisible de radón en viviendas y trabajos en 300 Bq. Pero la OMS lo reduce a 100 Bq.

7.- ¿Hay soluciones?

Sí. Los expertos son tajantes. Una vez conocido el nivel de radón y la gravedad del caso, la estrategia pasará por evitar la entrada del gas al edificar la casa. Si ya está construida la clave será echarlo fuera, con sistemas de ventilación o evacuación.