Ourense

Tragedia en Velle: el joven acuchillado pudo pedir auxilio, pero la novia yacía muerta

Ourense

Sucesos

Tragedia en Velle: el joven acuchillado pudo pedir auxilio, pero la novia yacía muerta

photo_camera Un hombre ha apuñalado hasta la muerte en Velle a una joven de 22 años natural de A Peroxa y ha herido muy grave al novio de esta, de 26 años.
El homicida, primo del herido, acudió al domicilio de la pareja con un cuchillo de cocina y les asestó varias puñaladas

Ana Balboa, una joven de A Peroxa que residía en Velle (Ourense) con su novio, fue víctima la madrugada de este viernes de un "ataque súbito con un cuchillo y varias puñaladas", en palabras de la policía, en el domicilio que compartían. Su pareja, Álvaro Blanco, sobrevivió al apuñalamiento pero quedó muy malherido y ahora su vida corre peligro en la Unidad de Reanimación del CHUO. 

Hacía pocos meses que la pareja se había instalado en A Batundeira, en Velle. Ana, de 22 años, estudiaba un ciclo superior de Asistente á Dirección en el CIFP Portovello, y su novio, Álvaro Blanco, de 25, trabajaba en un taller familiar. El homicida, Diego Rodríguez Torres (35 años), es primo de Álvaro y reside en una casa colindante a la de la pareja "solo, aunque la madre se pasaba por allí", informaron desde la policía. El comisario Juan Carlos Blázquez indicó que "la propia familia afirma que estaba o había estado en tratamiento psiquiátrico" y que podría haber sufrido un "brote psicótico". Sin embargo, las causas por las que Torres cosió a puñaladas a su primo y a su novia todavía no se han esclarecido.

La Policía precintó la zona del crimen (MIGUEL ÁNGEL).

Lugar donde sucedieron los hechos. Foto: M.Pinal

La madrugada de ayer, sobre las cinco, el homicida cogió un cuchillo de cocina de unos 30 centímetros, salió de su domicilio y timbró en casa de su primo. Pese a la intempestiva hora, Álvaro le abrió la puerta (eran primos) y su familiar se abalanzó contra él y le propinó varias puñaladas por todo el cuerpo. Después, el homicida acuchilló a Ana hasta la muerte. 

El joven herido, que pudo mantenerse con vida, alertó desde su teléfono a un familiar y este llamó a la policía. Cuando llegaron los agentes, Álvaro, en medio de un sórdido escenario, sacó fuerzas para explicarles lo ocurrido y fue trasladado al CHUO. Las heridas que, según el comisario, "afectaron a sus órganos vitales", lo mantienen en una lucha entre la vida y la muerte. A última hora de la noche de ayer se temía por su vida.

"Estado catatónico"

Tras la declaración, agentes de la Policía Nacional se dirigieron al domicilio de Diego Torres en Velle, donde lo encontraron "en estado catatónico, alejado de la realidad", según indicó el comisario Blázquez, y procedieron a su detención. El hombre no opuso resistencia y fue trasladado a los calabozos de la Comisaría de Ourense. Allí, permanecía anoche bajo vigilancia."Estamos muy atentos y vigilantes sobre la conducta del detenido", afirmaba el comisario. Por la tarde, prestó declaración en la comisaría, en presencia de su abogada. El arma homicida había sido encontrada por los agentes en las proximidades de la vivienda de los jóvenes. Ambas partes se conocían, tenían un vínculo familiar, sin embargo, según fuentes vecinales, había existido algún conflicto previo. 

En la tarde de ayer, la policía regresó al lugar de los hechos con el asesino esposado, para inspeccionar el lugar. El investigado pasará a disposición del Juzgado de  Instrucción 2, cuyo titular decretó el secreto de sumario, a lo largo de la mañana de hoy. 

El asesino, custodiado por la Policía, de camino al registro de su domicilio.

Los agentes acompañan al detenido al registro de su domicilio. Foto: EFE/B.Lorenzo

Un “brote psicótico"

La policía afirmó ayer que todo apunta a que lo sucedido fue producto de un "brote psicótico". Sin embargo, "no es habitual que se ataque a personas con las que se tiene buen trato", explica Luis Docasar, jefe del Servicio de Psiquiatría del CHUO. "No siempre que hay un brote psicótico, todo lo que hace esa persona psicótica está relacionado con ese brote", indica Docasar. 

"Hay que ser muy cuidadoso en estos temas, la esquizofrenia u otras psicosis suelen relacionarse con la violencia, cuando en el día a día  vemos que la violencia y la psicosis no están estrictamente relacionadas", explica el jefe de Psiquiatría de Ourense.  El comportamiento de las personas que padecen o pueden padecer este tipo de brotes, según explica Docasar, "entraña riesgos sobre todo para ellos mismos". Aclara que un episodio psicótico agudo puede entrañar mucho autodaño o vulnerabilidad" y afirma que "es algo mucho más frecuente que que esta persona haya matado a otras dos". 

Además, el jefe de Psiquiatría añade que "normalmente ante este tipo de brotes la persona quiere hablar y que le escuchen o, si piensan que están siendo perseguidas por alguien, es más común que traten de esconderse". 

Te puede interesar