INFRAESTRUCTURAS

La variante exterior del AVE y la A-76, fuera del plan del Corredor Atlántico

La intermodal ha sido incluida en el plan director del Corredor Atlántico.
photo_camera La intermodal ha sido incluida en el plan director del Corredor Atlántico.
El proyecto ferroviario para 2030 excluye los 9 kilómetros entre Seixalbo y la estación y la autovía de Valdeorras 

El plan director del Corredor Atlántico en Galicia que el ministro de Transportes Óscar Puente presentó en A Coruña la semana pasada deja fuera las inversiones pendientes en Ourense como la terminación de la variante exterior del AVE entre Seixalbo y la estación o la autovía A 76 entre Ponferrada y Ourense, a pesar de que ahora incluye la línea de alta velocidad y algunos corredores viarios como autovías y autopistas.

El paquete de infraestructuras para Galicia que Puente desgranó en A Coruña con un horizonte de ejecución de 2030 incluye un amplio abanico de obras, tanto viarias como ferroviarias, así como instalaciones y accesos a los puertos de A Coruña, Vigo y Ferrol. Pero ninguna de ellas supone un avance en las comunicaciones de la provincia de Ourense. En materia de carreteras, el mapa presentado en A Coruña cifra una inversión de 801 millones de euros hasta 2030 para la A-55, AC-11 y AP 9 pero ni una sola mención para carreteras de la provincia de Ourense ni para la A-76, la autovía que debería poner punto final al aislamiento que sufre la comarca de Valdeorras con el resto de Galicia y principalmente con la capital de la provincia.

Corredor y alta velocidad

El nuevo plan del ministerio reunifica en un mismo documento global infraestructuras que hasta la fecha estaban asignadas a otro tipo de macroproyectos como la red de alta velocidad y las estaciones intermodales gallegas. De los 4.561 millones que se garantizan para el Corredor Atlántico en materia ferroviaria de aquí a 2030 se cuentan obras que ya están concluidas o en ejecución, como los 431 millones destinados a las intermodales de Vigo, A Coruña, Santiago, o la de Ourense, todavía pendiente de iniciar las obras, aunque su consignación presupuestaria, como en las otras estaciones, no se contemplaba como inversión del Corredor Atlántico, sino que se enmarcaba en las actuaciones en materia de alta velocidad.

Lo mismo sucede con la variante exterior ferroviaria de Ourense que ahora se incluye en ese plan director, pero únicamente en el tramo actualmente en ejecución, entre Taboadela y Seixalbo, con la promesa de que reducirá 4 minutos el tiempo de viaje de los trenes de alta velocidad, y sin ninguna mención ni compromiso de tramitación respecto al grueso de esa infraestructura, que se corresponde con los casi 9 kilómetros que median entre Seixalbo y la estación de Ourense.

En su actualización de 2024 el Corredor Atlántico ha ampliado su red básica en España al incorporar entre otras líneas la de alta velocidad a Galicia entre Medina del Campo y Ourense, lo que explica la inclusión en el plan tanto la intermodal de Ourense como la variante exterior. Sobre la primera, Puente anunció el inminente inicio de las obras este mismo mes de mayo, pero no despejó ninguna incógnita sobre el destino de los tres subtramos pendientes de licitar de la variante exterior.

Ourense - Monforte

El eje troncal del Corredor Atlántico en Galicia sigue siendo la línea convencional Vigo-Covas en el tramo gallego, con continuidad hasta León, en la que se están realizando obras actualmente en los 46 kilómetros que median entre Ourense y Monforte, consistentes en la renovación de la vía, rehabilitación de viaductos, trincheras, terraplenes y otros elementos, renovación de la electrificación para transformarla a corriente alterna a 25.000 voltios y otras actuaciones complementarias que mejorarán la seguridad y facilitarán la circulación de trenes mercantes de 750 metros de longitud, con vías largas de apartadero en As Gándaras (ya concluida) y en Os Peares, todavía en fase de ejecución, así como las de Quereño, Vilamartín de Valdeorras, Pobra de Brollón, Barbantes Estación y Filgueira que se encuentran en diferentes estadios de tramitación, pero no se modificará el trazado que seguirá siendo el mismo de hace 139 años, al haber sido descartadas variantes como la de Peares. Para este corredor hay prevista una inversión de 1.056 millones de euros en 58 actuaciones de las que 7 ya han sido concluidas, 11 se encuentran en ejecución y casi la mitad están todavía en fase de planificación. El grueso de la inversión se destina a la renovación de la vía (597 millones) aunque también se contemplan 170 millones de euros para mejorar una infraestructura que, como se ha podido comprobar por los cortes de línea por derrumbes, se encuentra muy deteriorada.

Más millones pero más disperso que el plan Ábalos

Obras en el tramo Ourense-Monforte.
Obras en el tramo Ourense-Monforte.

La primera presentación del Plan Director del Corredor Atlántico fue realizada en febrero de 2019 por el entonces ministro de Fomento José Luis Ábalos y la presidenta de Adif Isabel Pardo de Vera. Aquel plan consignaba algo más de 3.500 millones de euros para el cuadrante noroeste, en el que se incluyen Galicia y Asturias, de los que 620 millones iban a ser destinados a la línea Vigo-Ourense-Monforte-Covas, frente a los más de 1.000 millones actuales, 70 millones para la conexión con la frontera portuguesa (hoy son 97) y mejoras en la conexión Ourense-Lugo entre otras actuaciones. El actual presenta cifras más generosas para Galicia, pero a base de incluir actuaciones que nada tenían que ver con este corredor hasta su última reformulación en 2024.

Te puede interesar