Tendencias

Emplatados originales para pedir "take away" y sentirte en un restaurante

Tendencias

Comer

Emplatados originales para pedir "take away" y sentirte en un restaurante

Una pareja cocina en su casa. (Foto: Unsplash)
photo_camera Una pareja cocina en su casa. (Foto: Unsplash)
La excusa perfecta para regalarte una experiencia 'gourmet', a pesar de las restricciones

Con los bares y restaurantes cerrados en diez concellos ourensanos, no queda otra que optar por el take away para disfrutar de esos platos que solíamos tomar fuera. Evidentemente, no es lo mismo, pero ¿y si pensamos en una forma de darle la vuelta a la situación? Pedir la comida o la cena a domicilio puede ser la oportunidad para ofrecer una experiencia de restaurante a nuestra pareja o a nuestra familia... sin salir de casa.

Para ello, vamos a experimentar con la presentación y el emplatado. Que sí, que un plato puede estar muy rico, pero los chefs de los mejores restaurantes se han encargado de hacernos ver que si el envoltorio no va acorde, esa receta nos sabe distinta. Por eso, cuando recibamos nuestro pedido en esas bandejas de aluminio o de plástico -tan útiles, tan poco estéticas-, podemos subirlo de nivel. Estas son nueve sugerencias de emplatado sencillas y rápidas para convertir nuestro comedor en la sala de un restaurante.

1. Emplatado rítmico | En el que los elementos se repiten, como siguiendo una cadencia musical.

2020110712592827600


2. Emplatado simétrico | Un emplatado cuyo peso visual está repartido a partes iguales, generando serenidad y equilibrio.

jwlez--DsFf2weXHc-unsplash_resultado


3. Emplatado poliédrico | Las formas de triángulos o rombos son muy socorridas para guiar el ojo.

2020110712592890000


4. Emplatado horizontal | Consiste en presentar los elementos a modo de líneas horizontales, está muy extendido para presentar diversas salsas o condimentos.

louis-hansel-shotsoflouis-39s0TOHAGwk-unsplash_resultado


5. Emplatado asimétrico | Es complicado que funcione, pero consiste en un aparente caos que -realmente- se presenta armónico en ingredientes, colores y texturas.

joanna-kosinska-i0IvwAhhGZM-unsplash_resultado


6. Emplatado circular | Un juego visual: sitúa los ingredientes formando un círculo, cerrado o abierto, y deja que el ojo lo complete.

louis-hansel-shotsoflouis-xxIcEAhItJ0-unsplash_resultado


7. Emplatado transversal | Consiste en cruzar dos de los elementos que componen la estructura del plato, muy habitual en ensaladas

sebastian-coman-photography-Co-T6odt0es-unsplash_resultado


Sea cual sea el emplatado que escojas, no olvides estos cinco consejos clave:

1. Encuentra el foco de tu plato | Cuando emplatas, no estás amontonando ingredientes, estás creando una pieza artística. Lo primero, por tanto, es encontrar el foco: ¿cuál es el centro de atención? ¿En qué quieres que se fije el comensal cuando lo reciba?

2. Ten en cuenta el volumen | Aunque las recetas en Instagram nos hayan convencido de lo contrario, un plato no es una fotografía. De hecho, se parece más a una escultura, una presentación tridimensional donde importa el largo, el ancho... y el alto. Puede intentar generar altura con la composición de los ingredientes, o jugar con los volúmenes para crear formas interesantes. 

3. No te "cases" con una vajilla | Si el típico plato blanco y redondo te cansa, prueba nuevas vajillas. Hay muchas opciones asequibles y que pueden romper con la monotonía de tus recetas. ¿Has probado un plato negro? ¿O una tabla totalmente plana? Ten en cuenta también el tamaño de tus platos.

4. El color importa | El chef Gregory Czarnecki insiste en que un emplatado bonito es "el estado de ánimo que se crea antes de comer", y dentro de esta definición tienen una importancia fundamental los colores. Estructurar los ingredientes, o los platos en la mesa, teniendo en cuenta los contrastes o los colores complementarios es una buena forma de darle un empujón a tu presentación.

5. La salsa es tu pintura | No dejes simplemente que la salsa corra por el plato: aplícale intención. Tal vez quieras aplicarla a brochazos, o dejarla suavemente en forma de gotas, o servirla aparte con su propia presentación. Recuerda: no es tanto el cómo, sino el por qué.