SUCESO

Detenida la mujer que abandonó el bebé en un contenedor de O Vinteún

Es una joven del barrio, de 29 años, y nacionalidad española, que tiene ya otros tres hijos y con antecedentes por delitos de robo

Detenida la mujer que abandonó el bebé en un contenedor de O Vinteún

La Policía Nacional detuvo ayer a la madre biológica del recién nacido abandonado el pasado día 17 de septiembre en un contenedor de basura de la rúa Río Bibei en O Vinteún. La detenida es Estefanía D.A.G., de 29 años y residente en el mismo barrio, que ya tuvo otros tres hijos,  fruto de una relación que mantuvo con un hombre con el que dejó de convivir hace un par de años. En la actualidad, Estefanía D.A.G. tiene una pareja, que, según pudo saber este periódico, está siendo investigado por los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría ourensana ante las sospechas de que le ayudó a abandonar el bebé en el contenedor de basura.

La detención se produjo al mediodía de ayer, cuando la mujer entraba en su domicilio, en el que reside con sus otros tres hijos, de corta edad, después de que los resultados de la prueba de ADN que le realizaron coincidieran con los del recién nacido. La Consellería de Política Social, nada más ser informada de la detención, se hizo cargo de forma provisional de sus tres niños como primer paso para, una vez analizado el caso con los técnicos de la Fiscalía de Menores, reclamar  su tutela. Los menores fueron ingresados en un centro de  la Xunta. 

La detenida forma parte de una familia totalmente desestructurada que en varias ocasiones acudió a solicitar ayuda a los Servicios Sociales y colectivos de beneficencia, ante los múltiples problemas económicos, de consumo de sustancias estupefacientes y alcohol. Además tiene antecedentes por robo y hurto.

Llamada anónima

Los investigadores, según adelantó el pasado día 18 octubre este periódico, llevaban semanas siguiendo sus pasos después de ser alertados por una vecina del mismo barrio,  que guardando el anonimato les informó de que había una joven que había estado embarazada y no tenía el bebé y, además, estaba enferma y se negaba a ir al médico.

La llamada al parecer fue clave para resolver el asunto. Lo primero que hicieron los investigadores fue recoger muestras suyas para determinar el ADN y si coincidía, como al final resultó ser, con el del recién nacido.

La detenida permanecía ayer en el calabozo de la Comisaría a la espera de prestar declaración en el juzgado de guardia, posiblemente mañana viernes, como presunta autora, según dio a conocer la Policía Nacional,  de un delito de asesinato en grado de tentativa.

Al mismo tiempo, los policías de la UDEV continuaban ayer con las pesquisas que se concretaban en  tomar declaración a vecinos y conocidos de la detenida para esclarecer todo lo que sucedió antes de las cuatro de la tarde del pasado día 17 de septiembre cuando fue hallado el bebé en el contenedor.

Los agentes intentaban aclarar ayer el lugar en que dio a luz, conocer la identidad del padre del niño, y los motivos que le llevaron a abandonarlo entre la basura, además de si contó con colaboración.

El bebé fue encontrado por José Manuel Camiña, un vecino del barrio de Covadonga que se dedica a rebuscar chatarra entre los contenedores para venderla.

El indigente alertó de la presencia del niño a una mujer, Sarai Iglesias, que regresaba a casa con su hija. Esta solicitó la ayuda de una hostelera, Justa Rodríguez, y juntos rescataron al niño de entre los restos al tiempo que alertaban a la Policía Nacional y una ambulancia del 061, que lo trasladó al CHUO.

El niño aún tenía el cordón umbilical y estaba envuelto en ropa dentro de una bolsa. A su lado, había más prendas de vestir ensangrentadas, que fueron incautadas por la Policía Nacional.