ESCOLA DE FAMILIAS

Un proceso transversal

Evaluación de las competencias básicas en educación secundaria

Imagen de un aula universitaria.
Imagen de un aula universitaria.
Un proceso transversal

En el marco normativo en materia de currículun de Educación Secundaria se indica que la evaluación curricular ha de complementarse con un proceso evaluativo referido a las siguientes competencias básicas (Orden ECD/65/2015, de 21 de enero de 2015 -BOE de 29 de enero-): 

1) competencia de la comunicación lingüística, 

2) competencia matemática y las competencias básicas en ciencias y tecnología, 

3) competencia digital, 

4) competencia de aprender a aprender, 

5) competencias sociales y cívicas, 

6) competencia del sentido de iniciativa y el espíritu emprendedor, y 

7) competencia de conciencia y expresiones culturales. 

Evaluación

El desarrollo conceptual de dichas competencias se relaciona con la evaluación de la construcción cognoscitiva del “saber hacer” respecto a: 1) la capacidad de los estudiantes de responder a las demandas complejas del entorno, 2) la aplicación de las habilidades aprendidas en el contexto social y laboral, y 3) la capacidad de transferir socialmente los conocimientos aprendidos en el contexto de aprendizaje, de forma que el desarrollo curricular se sitúa dentro de un proceso global más amplio de carácter socio-personal, que incluye, tanto los cotenidos de aprendizaje, como las estrategias de aprendizaje vinculadas. Por este motivo, los criterios de los estándares de aprendizaje, que configuran las unidades básicas del proceso de evaluación, han de incluirse transversalmente en el conjunto de las materias que conforman el currículum escolar, tanto respecto a la concreción de los contenidos, como al desarrollo de las estrategias funcionales que los facilitan. 

Estándares de aprendizaje

Y, aunque, en efecto, el desarrollo programático del currículo está en relación con la concreción de los contenidos propuestos, la consideración global de la evaluación de de las competencias básicas se relaciona, sobre todo, con el proceso metodológico o proceso didáctico diseñado para la implementación de la enseñanza- aprendizaje. En este sentido, las metodologías de aprendizaje basadas en los principios del aprendizaje cooperativo, la co-enseñanza, el aprendizaje activo, continuo, global, activo, significativo y funcional, conforman, entre otras, las bases facilicitadoras de la construcción personal competencial.

El proceso de evaluación de dichas competencias, entonces, no puede ser una cuestión aislada de un departamento concreto, sino, por el contrario, el análisis de cada competencia ha de corresponder al conjutno de los departamentos que intervienen en el desarrollo del currículum. Así, por ejemplo, los estándares de aprendizaje relacionados con el desarrollo de la competencia lingüística, los cuales están conformados, entre otros, por los siguientes criterios: 

1) el componente pragmático del discurso, 

2) el componente sociocultural y dimensión intercultural,

3) el componente estratégico de resolución de problemas en el ámbito comunicativo, o 

4) el componente motivacional (…), los cuales han de estar integrados, tanto en la programación de los departamentos lingüísticos: lengua castellana, lengua gallega, idiomas, geografía e historia (…), como en las programaciones, entre otros, del departamento de  matemáticas, física y química o biología y geología (…). 

Del mismo modo, los estándares correspondientes a la competencia matemática, ciencia y tecnología, que incluye, entre otros, los siguientes criterios: 1) el análisis matemático de resolución de problemas y manejo de la incertidumbre, 2) la transferencia y comunicación de los datos, 3) el compromiso ético y las aplicación del conocimiento científico aprendido, o 4) el análisis e interpretación de la información construida (…), han de estar incluidos, tanto en las programaciones del departamento de matemáticas propiamente, ciencias naturales, física y química, biología y geología y tecnología, como en las demás programaciones del departamento de lengua, idiomas, filosofía, plástica o valores éticos (..) 
Asimismo, los criterios correspondientes a las demás competencias básicas han de estar, asimismo, debidamente transversalizadas en el currículo de todas las programaciones incluidas en el currículo, de forma que el proceso de evaluación va a implicar un proceso sistémico entre los distintos departamentos del centro que, coordinados mediante la acción tutorial, se potencia un proceso de colaboración entre los docentes, siguiendo los principios básicos de la co- enseñanza, con el fin de colegiar la evaluación curricular.