Deporte local

La olímpica Támara Echegoyen: “Soy del Parque de San Lázaro”

Deporte local

Vela

La olímpica Támara Echegoyen: “Soy del Parque de San Lázaro”

La regatista ourensana Támara Echegoyen
photo_cameraLa regatista ourensana Támara Echegoyen
La atleta garantiza la presencia ourensana en los Juegos de Tokio tras proclamarse campeona del mundo en Australia la pasada semana

Contesta al mensaje a las diez de la noche. Para ella son las ocho de la mañana y acaba de despertarse, todavía en Australia y aprovechando los últimos días de las mini vacaciones de las que dispone una deportista que en 72 horas se ha proclamado otra vez campeona del mundo de vela y le han comunicado que estará, por tercer vez, en unos Juegos Olímpicos: "Estoy muy contenta por todo. Por vernos navegar de esta manera, por haber ganado otro Mundial y con una nueva compañera y, sobre todo, por poder decir que voy a poder competir en mis terceros Juegos Olímpicos".

Támara Echegoyen garantiza la presencia de Ourense en la cita deportiva más importante del planeta. También la pontevedresa e incluso la de otras dos provincias gallegas: "Tengo mucha suerte. No es que me sienta de todas las provincias sino que noto que me quieren en todas. Viví casi toda mi vida en Pontevedra, en A Coruña no solo estudié sino que tengo muchos buenos amigos y mi madre y mi familia materna son de Lugo, donde tengo mis raíces. Soy la única deportistas que es completamente gallega (se ríe)".

Pero no hay polémica que valga. Manda del DNI: "Soy de nacimiento ourensana, así que evidentemente soy de Ourense. Soy del Parque de San Lázaro, ahí tenía la clínica mi abuelo". Y añade: "En Ourense tengo a toda la familia de mi padre, con la que tengo un fuerte vínculo. Son fans incondicionales de Támara Echegoyen".

El DNI obliga también a la tilde en la primera "a", pero ella misma lo pronuncia con acento en la segunda. Cosas de unos padres que le inculcaron la pasión por el agua desde canija.

En cinco meses competirá en Tokio en unos Juegos que la tienen ya como una de las "veteranas": "Si miro hacia atrás la presencia en Londres (2012) fue cumplir un sueño y no solo por el resultado (oro) sino porque habíamos luchado mucho para poder poner el pie en unos Juegos y representar a nuestro país. Es una experiencia inolvidable. Son cada cuatro años y no todo el mundo puede acceder a ellos. En los segundos (Río 2016) llegué con una de mis mejores amigas (Berta Betanzos) y después de que nos dijeran que no lo conseguiríamos. Desde siempre teníamos el sueño de navegar juntas, pero no teníamos barco y nos lanzamos a los loco en el 49er.FX sabiendo que nuestras condiciones no eran las perfectas, pero queríamos conseguirlo y lo hicimos". 

A la vuelta de la esquina Tokio: "Este reto ya era todavía más complicado. Un nuevo equipo y menos de dos años y creo que vamos por el buen camino. Con el ritmo que llevamos esperamos ofrecer lo mejor de nosotros en unos Juegos".

Sin objetivos ni obligaciones. Ella, mejor que nadie, sabe como manejar estos momentos: "Ahora hay que tener tranquilidad. Estamos creciendo como equipo. No queremos hablar de límites y solo de progresión. Los Juegos son una regata muy especial y con circunstancias que no tiene ninguna otra competición y todo es posible".

Incansable

Campeona olímpica, mundial, europea y subcampeona en la Vuelta al Mundo a vela. Incansable: "Una de mis cualidades es que cuando consigo mis retos ya estoy buscando otros. Los disfruto de manera excepcional porque todos ellos son diferencias y con personas diferentes. Para mí lo más importante de mi carrera deportiva es que cada mañana me levanto con un ansia de aprender que nunca se apaga y creo que ese es el secreto que me ha llevado a conseguir todos esos éxitos. Seguro que saldrá algo por ahí otra vez".

Pero eso será después de Tokio: "Soy bastante cuadriculada y cuando que comprometo con un proyecto voy hasta el final y no levanto la cabeza en busca de otro. Nuestro proyecto es Tokio 2020. Hay mucho trabajo por hacer".

En unos días regresa a España y ya para ponerse a entrenar. Hoy aprovecha para desconectar en Australia y enviar un mensaje que invitará pegarse a la tele los últimos días de julio y la primera semana de agosto: "Ourense estará bien representada en los Juegos. Ya lo veréis". Palabra de campeona.