Ourense

DO perdería hasta cinco ediles, el PP ganaría y la izquierda podría sumar

Ourense

Encuesta electoral

DO perdería hasta cinco ediles, el PP ganaría y la izquierda podría sumar

Casi el 40% de los vecinos plantean que se acuerde ahora un gobierno de concentración en el que esté toda la oposición

La crisis que vive el Concello de Ourense se deja notar también en las posiciones que adopta el electorado de cara a unas hipotéticas elecciones y su visión de cómo podría desbloquearse la situación actual, con 24 de los 27 concejales de la Corporación en contra del gobierno liderado por Gonzalo Pérez Jácome.

El partido encabezado por el actual alcalde es, de lejos, el peor parado de lo sucedido durante las últimas semanas. El trabajo elaborado por Infortécnica desvela que si estos días se colocaran las urnas para celebrar unas elecciones municipales en la ciudad de As Burgas, Democracia Ourensana perdería entre cuatro y cinco concejales respecto a sus resultados de mayo de 2019, cuando obtuvo siete escaños. Con dos o tres ediles, los de Jácome regresarían a niveles de 2011, cuando irrumpieron con dos actas en la Corporación.

El gran beneficiado por el descalabro de DO sería su exsocio en el gobierno municipal. El PP recuperaría el apoyo perdido en mayo del año pasado y conseguiría 10 ó 11 concejales, lo que le valdría convertirse en la fuerza más votada de la ciudad por delante de un PSOE algo estancado pese a la crisis abierta en el gobierno local. Conseguiría, como mucho, un concejal más de los nueve que tiene en la actualidad.

Para los socialistas, sin embargo, y en función de la distribución final de escaños, se abriría una puerta a reeditar un gobierno bipartito con el BNG, que junto al PP saldría reforzado al estar en disposición de duplicar sus resultados electorales de 2019, consiguiendo tres o cuatro ediles que junto a los del PSOE podrían suponer la mayoría absoluta.

Por su parte, Ciudadanos nota el desgaste que ha sufrido la formación a nivel estatal y pese a que la encuesta le da opciones de mantener los dos concejales, estaría también en la picota y podría desaparecer del salón de plenos. El trabajo demoscópico abre la puerta a que otras fuerzas (no especifica cuáles) entren en el consistorio.

¿Un nuevo gobierno?

Un gobierno estable es, por otro lado, el anhelo de la mayoría de ourensanos para desbloquear la situación actual en el Concello. Apenas uno de cada cinco electores prefiere una moción de censura que sitúe al PSOE en un gobierno en minoría. Por su parte, el 70% de la población  apuesta por un pacto que garantice al menos 14 votos en el pleno. La opción preferida (un 38,3%) es la de un gobierno de concentración entre todos los partidos de la oposición, por delante de una coalición exclusivamente de PSOE y PP, por la que se decanta un 32,2% de los ourensanos.