Ourense

Los ourensanos se unen al hashtag #Yomemuevoencasa en el encierro

Ourense

Emergencia sanitaria

Los ourensanos se unen al hashtag #Yomemuevoencasa en el encierro

La entrenadora personal Luzia Piñero. (Foto: Instagram)
photo_cameraLa entrenadora personal Luzia Piñero. (Foto: Instagram)
El deporte casero, una ocasión para tonificar cuerpo y mente

Todo parece haberse detenido desde el pasado sábado. Las ciudades han bajado al mínimo necesario sus revoluciones. También en la provincia. El tiempo en casa protagoniza el día a día y, para que no se nos caiga el techo encima, las alternativas son variadas. Los gimnasios fueron de lo primero en cerrar por prevención. Ahora, con menos metros cuadrados, los salones o habitaciones del hogar les han cogido el testigo. Entrenamiento casero. Muchos, en contacto con sus entrenadores personales. Otros, aprovechando los consejos de expertos que quieren compartir sus conocimientos de forma desinteresada en una situación complicada. Moverse cuando no es fácil hacerlo.

Daniel Montero es entrenador personal y gerente del Gimnasio Marbel. Ha cambiado la sala por el ordenador para seguir tutelando a sus alumnos. El ritmo no debe parar. "El recurso, gracias a la tecnología, mantener el contacto virtual. Tanto en asesoramiento nutricional como en proporcionar propuestas para hacer ejercicios, con pautas, vídeos o fotos. Estos dependen de qué materiales tengas en casa o si incluso no tienes nada. Para todo hay rutinas y actividades. La cuestión, y es importante, es no realizar cualquier ejercicio que me pueda gustar. Hay que saber si se está preparado para eso o si es una rutina adecuada. Lo general no tiene que servir para cada caso particular".

Montero apuesta por huir de las obsesiones que puede generar un encierro prolongado. "Podemos usar mesas, sillas, botellas, bolsas de alimentos con un cierto peso... Pero con sentido común y tranquilidad. No hay que ser obsesivo con esto. Cultivar lo físico está genial. Pero también lo está disfrutar de la familia, de una serie, una buena tertulia, un libro...".

Entre dos mundos

En el caso de Daniel Portela, su experiencia toca dos mundos. Por un lado, como jugador del Ourense CF, siendo protagonista de un entrenamiento para mantener la forma lo máximo posible. Por el otro, como técnico de BeOne, conservar el contacto con sus clientes.

"Fue todo muy rápido. Paramos de trabajar de un día para otro y no fue fácil organizar un plan B. Pero desde la aplicación que tienen los abonados ofrecemos clases virtuales para trabajar en casa. Bailes, ejercicios hit, musculación o estiramientos. Sin olvidar las tablas individuales de entrenamiento dependiendo los materiales que tenga cada uno. Hay que usar la imaginación. Hasta con una botella de agua podemos trabajar".

A nivel futbolístico, se invierten los papeles, y es Portela el que recibe instrucciones. "Nuestro preparador físico nos ha facilitado un planning de entrenamiento individual encaminado para trabajar con poco material. Si después puedes ampliar, pues genial".

Muy activa en redes es Luzia Piñero (@luzia_fitsonrisa). Y, ante esta situación, todavía más. Esta entrenadora personal en el centro Turbo en Ourense y graduada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte está subiendo a su perfil tablas de ejercicios diariamente para todo el mundo. "Dada la obligación que tenemos de estar en casa me parecía responsable ayudar a mis alumnos a través de forma online para que no les falta la atención, y también transmitir ejercicios generales para todos los que deseen hacer deporte en casa. Todos debemos aportar nuestro granito de arena y lo que puedo aportar es mi conocimiento sobre deporte", señala.

"Cada día subo una rutina que realizo en casa para mantener activa a la gente y evitar la sensación de ansiedad que puede tender a pasar si se acumulan los días. Son ejercicios sin material o con cosas que tengamos en casa. La primera con una garrafa de agua de cinco kilos. La de ayer, con una silla. Otros días, solamente con el cuerpo", apunta Piñero.

La guerra contra el coronavirus se forma de muchas pequeñas batallas. Nunca sobra cuidar el cuerpo. Porque, en esta ocasión, será el que ayude a tirar de la mente. Y, a tenor de los plazos, hará falta.