Ourense

El BNG acelera un complejo diálogo para intentar una moción de censura y echar a Jácome

Ourense

POLÍTICA LOCAL

El BNG acelera un complejo diálogo para intentar una moción de censura y echar a Jácome

Los nacionalistas plantean una moción de censura de 24 ediles, el PSOE presiona al PP y Baltar no ve una solución con Villarino

Aunque el último pleno del Concello de Ourense dejó claro que 24 de los 26 ediles de la Corporación no quieren en la Alcaldía de Ourense a Gonzalo Pérez Jácome –acorralado por sus propios compañeros de partido y la Justicia por las sospechas sobre la financiación de la formación y la presión que ejerce en sus asesores para que estos le entreguen parte de sus salarios–, los distintos partidos y el grupo crítico de DO afrontan desde posiciones muy lejanas ese deseo de poner fin a la etapa de Jácome con el bastón de mando, incrementando la presión sobre un regidor que ha decidido aferrarse al cargo pese a no tener más que el apoyo de Armando Ojea.

Tras comprobar que, al menos por el momento, no entra en los planes de Jácome renunciar al cargo, la alternativa para desalojarlo pasa por tejer una moción de censura en la que deben participar PSOE y PP, al precisarse al menos 14 votos y no contar los de los críticos de DO por impedirlo la ley electoral.

Bajo esta premisa, los focos están puestos en los siete concejales que tiene en el Concello un PP que, desde el grupo municipal, guarda silencio tras conocer las manifestaciones realizadas desde PSOE y BNG, que incidieron ayer en la necesidad de encauzar una alternativa, con una propuesta de moción de censura ya sobre la mesa.

Críticas cruzadas

"Que deixen de ser como o can do hortelano, que nin gobernan nin deixan gobernar, que fagan algo porque é a súa obriga", afirmó ayer el portavoz del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, que reiteró que su partido da un paso al frente para gobernar como lista más votada en las elecciones de mayo de 2019: "Non hai outra posibilidade, que o PP se aparte e aporte".

Aunque el grupo municipal popular no se pronunció, sí lo hizo el presidente provincial, Manuel Baltar, que quitó toda legitimidad a Villarino para proponer acuerdos. "A pregunta é se fala en nome do seu grupo. O que diga Villarino non me importa, non ten credibilidade e está desesperado por ter algo de protagonismo. A solución pasará por xente civilizada que crea no futuro de Ourense, fóra de carreiras e cuestións persoais", dijo Baltar.

Reunión urgente

Poco después de las comparecencias de Villarino y Baltar, el BNG hacía público su posicionamiento en un acto junto a la casa consistorial en la que el portavoz municipal, Luis Seara, estuvo acompañado de la portavoz nacional, Ana Pontón. Ante una situación que consideran "límite", el BNG ha decidido convocar a todos los grupos políticos a una reunión hoy en el Liceo para proponer que los 24 concejales que el viernes pidieron en pleno la dimisión de Jácome se unan para impulsar una moción de censura y que, automáticamente, asuma el gobierno local el PSOE como fuerza más votada.

"Se fomos capaces de pedir a dimisión, deberíamos ser capaces de pornos de acordo para desaloxalo de forma inmediata. Pese a que a iniciativa lle corresponda a outros, a nosa responsabilidade é levar esta iniciativa, calquera solución sería infinitamente mellor a un goberno en descomposición", señaló Seara, mientras que Ana Pontón cree "necesario volver ao punto de saída como desbloqueo nunha situación excepcional, xa que a cidade necesita un goberno que enderece a situación".

A la cita propiciada por el BNG han confirmado su asistencia los portavoces de PSOE y Ciudadanos, mientras que el PP guarda silencio aunque todo apunta que no acudirán a la reunión. Tampoco lo hará el portavoz de los críticos de DO, Miguel Caride, que no recibió la invitación. Con todo, no comparte la iniciativa del BNG, al que acusa de "buscar protagonismo". Añade que confía todavía en que Jácome dé un paso al lado y recuerda que el pacto entre PP y DO no se ha roto, sino que está "suspendido". 

La crisis ourensana, al Parlamento

La crisis de la ciudad de Ourense llegará al Parlamento de Galicia, al entender tanto PSOE como BNG que hay una clara responsabilidad del presidente de la Xunta y del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo. El diputado socialista Juan Carlos Francisco anunció ayer que "o emplazaremos para que dea explicacións de por que ningunea a esta cidade", criticando que en las cartas remitidas a los alcaldes urbanos evitase al de Ourense. "Confunde os seus intereses cos dos veciños, é un absoluto atropello", sentenció el parlamentario del PSOE.

Mientras, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, recordó las palabras de Feijóo en la campaña electoral de mayo de 2019 en las que tildó de "letal" a Jácome, solicitando ahora al presidente de la Xunta que "non eluda responsabilidade", instándole a que mueva ficha para facilitar una moción de censura en la ciudad.
"Hai que facer algo porque non podemos ver como a cidade segue sumida na parálise. O PP é parte do problema e non pode ser parte da solución, Feijóo é responsable directo e non pode borrar Ourense do mapa", afirmó Pontón. 

El positivo en Alcaldía, polémico

Tal y como sucedió la primera vez que el asesor del alcalde ourensano dio positivo en coronavirus, las críticas a la gestión del caso se repiten tras conocerse que el trabajador de Jácome vuelve a verse afectado por el virus. "Claro que nos preocupa, porque non sabemos nada do Concello dende hai tempo, entra dentro da anormalidade de Jácome", expuso el portavoz del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, al ser preguntado sobre si habían sido informados.

También se pronunció el responsable de Comisiones Obreras en el Concello, Manuel Pérez, entendiendo que el alcalde "pone de nuevo en peligro la salud de los trabajadores". Recuerda el sindicalista que la petición de una reunión urgente para conocer las gestiones del gobierno local durante la pandemia cayó en saco roto, "ocultándose toda la información posible", lo que les lleva a hablar de "pasotismo".

Por todo ello, entienden que los trabajadores municipales están "en riesgo", manteniendo una concentración el próximo 2 de octubre para "pedir respeto" al alcalde de la ciudad. 

Los autónomos, muy preocupados

Todavía sin unas bases aprobadas para solicitar las ayudas, los autónomos de la ciudad ven como la promesa lanzada en mayo por el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, sigue sin convertirse en realidad, tras un sinfín de errores e ilegalidades cometidos por el gobierno de Jácome a la hora de elaborar las bases, que provocaron un informe desfavorable del interventor municipal. A esto se une que la junta de gobierno local sigue sin poder convocarse al tener solo dos ediles, lo que imposibilita aprobar la convocatoria de ayudas.

"Los comerciantes están muy preocupados por la prestación del Concello para autónomos, que no llega a ser una realidad y  cada día se ve más lejana", lamentaba ayer la presidenta de la Federación de Comercio, Beatriz Gómez, aunque no fue la única que criticó el proceder de Jácome. También lo hizo el portavoz socialista, Rafael Rodríguez Villarino, que reprochó al regidor "la tramitación indebida e os problemas gravísimos" en la elaboración de las bases. "Os autónomos esperan e vexe agora quen ten a culpa", añadió el portavoz del PSOE.