Ourense

Carballiño respira por el alivio de restricciones, A Rúa sigue vigilada y Verín se decepciona

Ourense

Análisis

Carballiño respira por el alivio de restricciones, A Rúa sigue vigilada y Verín se decepciona

Vecinos de Verín, en la protesta de ayer en la localidad (XESÚS FARIÑAS).
photo_camera Vecinos de Verín, en la protesta de ayer en la localidad (XESÚS FARIÑAS).
En Galicia, Vilalba y A Laracha se incluyen en los municipios con mayores limitaciones; en la provincia son 10 concellos

Tras mes y medio de sucesivas restricciones, Carballiño respira aliviado. La Consellería de Sanidade decidió ayer, después de la reunión del subcomité clínico, suavizar las medidas del concello, que en la pasada medianoche pasó al nivel 2 de limitaciones. El Gobierno autonómico mantiene la situación vigente en los 67 municipios con mayores restricciones, y añade A Laracha (A Coruña) y Vilalba (Lugo) al listado.

La villa del Arenteiro, modelo de las decisiones tomadas y primera en salir del máximo nivel de limitaciones, alcanzó su pico de la segunda ola el 20 de octubre, con 188 casos activos y una incidencia acumulada por encima de los mil casos por cada 100.000 habitantes. Las cifras dejan claro la mejoría: ayer eran 23 los casos activos y la incidencia se encuentra por debajo de los 100. En los últimos cinco días no se detectó ningún positivo en la localidad, y en los últimos 14, solo 13.

"O Carballiño presenta datos moi positivos e por fin podemos deixar sen efecto as restriccións vixentes e abrir a hostalaría", apuntó ayer Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta. Pese a la baja trasmisión del virus en la localidad, pedía "prudencia" a la población. Los negocios de restauración, que se vieron obligados a bajar la persiana el pasado 22 de octubre –hace mañana un mes–, podrán reabrir hoy con el 50% de la ocupación en el interior y el 75% en terrazas. 

Prudencia

El alcalde de Carballiño, Francisco Fumega, hacía un llamamiento a la población en el sentido de que "hai que ser cauto e seguir extremando as precaucións. A carreira continúa porque o virus está aí e hai que manter a prudencia". También apuntaba que el levantamiento de las restricciones más duras "é un bo dato para a economía local, pero seguimos tendo contaxios". El regidor apunta al beneficio para el comercio y la hostelería: "Este cambio pode axudar a aliviar a agonía á que estaban sometidos". 

La hostelería fue el sector más perjudicado por las duras normas aplicadas en este último mes. Aunque algunos negocios mantuvieron el servicio a domicilio, muchos otros cerraron considerando que la situación era insostenible económicamente. José Antonio Freijido, de la Cafetería Aldara, opinaba que esta relajación de las normas "chega tarde, os que toman as decisións non saben o que fan". Sobre la situación económica, declaraba que "o que ten cartos para sobrevivir ou o que pode pedir un crédito pode salvarse, pero no meu caso o único apoio que recibín é o dos proveedores, cando eles tamén son perxudicados". Víctor Janeiro, del Café Bar Caserío, considera que "era hora de suavizar as normas". El hostelero se refería también a los perjuicios económicos y a que "a axuda do Concello chegou bastante tarde e é insuficiente".

Enfado en Verín

Mientras, comerciantes y hosteleros de Verín se manifestaron en la tarde de ayer con una cacerolada a las puertas de sus establecimientos -por espacio de media hora, desde las 19,30-, para expresar su descontento con las restricciones. "Con solo nueve casos a día de hoy, no se nos ha levantado la restricción perimetral", señalaba José Ángel Rodicio, presidente de la Asociación de Empresarios de Verín (Aever). Recuerda que "nosotros vivimos de los vecinos de las localidades". Según señala Rodicio, participaron "más de 300 establecimientos". Desde Aever han solicitado a la Subdelegación del Gobierno permiso para una concentración ante el Concello el martes 24 a las 12,00 horas. 

Fuentes de la Xunta aseguran que el comité de expertos prefiere esperar a que la tendencia a la baja se confirme en Verín para levantar las medidas. Además, remarcan que el alcalde de la villa, Gerardo Seoane, fue "informado de la situación puntualmente".

Resto de Galicia

La Consellería de Sanidade mantiene vigentes las limitaciones actuales (movilidad, reuniones de no convivientes y actividades no esenciales) en 67 municipicios y añade A Laracha y Vilalba. 

En la provincia, a excepción del cambio en Carballiño, el mapa de restricciones continúa igual, con 10 concellos en nivel 3: Ourense, Barbadás, San Cibrao, Pereiro, Toén, Amoeiro, Coles, Xinzo, Ribadavia y Verín. Además, el comité clínico mantendrá una "observación específica" en la evolución en A Rúa y Ribeira. El municipio valdeorrés  registró ayer un incremento de casos activos (pasó de 24 a 29), parte de los cuales están relacionados con reuniones ilegales.

"Se a curva diminúe nalgunha zona até os obxectivos do comité, abrirémola"

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reivindicó las medidas tomadas por el Gobierno gallego y recordó que Galicia mantiene una ocupación hospitalaria de covid por debajo de la mitad de la española. "A incidencia acumulada a 14 días en Galicia é de 288.3, mentres que en España é do 436.2", explicó Feijóo. 

Respecto a la apertura progresiva de los municipios, en la línea de Carballiño, el presidente autonómico aseguró que "as decisións tomaranse cando toque". "Se a curva diminúe nalgunha zona ata os obxectivos do comité, abrirémola", apuntó. En el caso de las grandes ciudades, Feijóo avanzó que las restricciones se suavizarán "con algunhas cautelas" que todavía estudia el comité clínico. La evolución de los municipios en nivel 3 marcará su apertura, pero el presidente recuerda: "As boas novas non dependen do comité clínico, que é o medidor, senón das condutas individuais e colectivas de Galicia".

Cribado masivo en Vigo

Aunque la situación epidemiológica de la comunidad mejora en su cómputo global, la incidencia del virus en Vigo preocupa. "Temos un 10% de contaxios en toda Galicia dende a entrada en vigor das novas medidas, pero preocúpannos certas medidas alcistas", apuntó Feijóo. El Sergas realizará un cribado a 20.000 vecinos del concello vigués con el objetivo de detectar casos asintomáticos entre personas de 20 y 60 años y frenar así el avance del virus.