Sociedad

Black Friday: los psicólogos advierten que incita a comprar por impulso

Sociedad

Descuentos

Black Friday: los psicólogos advierten que incita a comprar por impulso

Una joven sostiene su tarjeta de crédito mientras compra por Internet.
photo_cameraUna joven sostiene su tarjeta de crédito mientras compra por Internet.
Aconsejan hacer una lista de deseos "responsable" para no consumir por consumir sin que haya una necesidad real
Los psicólogos han advertido este jueves, un día antes de que el consumismo se convierta en el protagonista por excelencia, de que el Black Friday promueve e incita a comprar por impulso, a consumir por consumir sin que haya una necesidad real, por eso aconsejan hacer una lista de deseos "responsable".

Psicólogos especialistas en consumo y organizaciones de consumidores consultadas por Efe han incidido en la importancia de valorar adecuadamente las ofertas y han aconsejado planificar las compras, adquirir aquello que necesitemos y sobre todo "comparar, porque eso supone ahorrar".

José Ortiz, coordinador del grupo del Colegio de Psicólogos de Madrid sobre "Psicología y Marketing, Publicidad y Consumo", recomienda actuar como un consumidor "responsable y tomar conciencia de lo que necesitamos y estamos dispuestos a pagar cuanto te enfrentas a una campaña de publicidad tan agresiva y que está ya tan normalizada".

"Tienes que comprar algo que realmente quieras, y no porque te hagan un descuento `brutal` porque si no al final te llevas algo que a lo mejor no lo vas a utilizar nunca", argumenta.

No hay que dejarse llevar por los impulsos ante esta publicidad en la que, advierte el psicólogo, no se habla del precio, sino del descuento, y hay perfiles que son carne de cañón para este Viernes Negro.

Es el que busca gangas y le gusta alardear de lo buen comprador que es. "Es el mensaje publicitario que se está generando cada vez de forma más agresiva con este día: `no seas tonto, aprovecha el descuentazo que estoy haciendo", según Ortiz.

El juego está en eso, en que no vemos el precio, y en que en el 99 % de los casos estamos comprando sin hacer una valoración racional de cuánto cuesta y del valor que tiene realmente para nosotros, según señala Amparo Calandín, del Colegio Oficial de Psicólogos de Valencia y miembro de Doctoralia.

Las alarmas deberán saltar cuando la compra se convierte en necesidad: "Es comprar sin sopesar que no lo necesito, solo pensando -dice- en que me lo tengo que llevar, y si no lo hago me genera malestar. Es lo que diferencia a una conducta compulsiva".

En esa circunstancia, en la de comprar por impulso, se produce además un efecto fisiológico, según Calandín: "La dopamina sube, el sistema de refuerzo aumenta y en la persona que quiera realizar la compra se crea una satisfacción. Luego lo mismo llega a casa y no lo quiere, pero en la tienda era imposible dejarlo".

Ese impulso puede ser mayor en las compras por internet debido a la inmediatez, de ahí que el portavoz de la OCU Enrique García recomiende también "planificación" a la hora de ponerse delante de la pantalla de un ordenador o de un móvil.

Pero además, si se compra por internet hay que hacerlo de forma segura. La Agencia Española de Protección de Datos aconseja este jueves hacer las compras en webs que inspiren confianza, usar mejor una tarjeta de uso exclusivo para realizar pagos en internet, comprobar que la conexión es segura antes de proporcionar los datos y desconfiar de ofertas demasiado atractivas.

Y es que "no es oro todo lo que reluce", según García, quien considera que es una buena oportunidad de anticipar las compras navideñas y aprovechar las ofertas, pero "cuando sean reales".

El problema, en su opinión, es que en el Black Friday "se mezcla la paja con el grano y no todas las ofertas son buenas y no todos los precios bajan, al contrario, un porcentaje muy importante sube de precio".

La OCU advierte de lo que han detectado otros años: se han inflado precios en las fechas anteriores para hacer a los ojos de los consumidores más atractiva la oferta y parecer una rebaja más grande, y esto -subrayan- "es una práctica absolutamente ilegal".

La ley de comercio minorista obliga a que cuando se rebaje un artículo figure con claridad el precio anterior junto al precio reducido, y por precio anterior se entenderá el menor que ha tenido en los últimos treinta días.