Opinión

Fumadores y playas

Opinión

Fumadores y playas

Como saben quienes me conocen soy un fumador empedernido. Ojalá fumara menos. Fumar es malísimo. Pero aun siéndolo, un fumador, como me paso todo el día en casa escribiendo la casa apesta a tabaco, lo que me horroriza. De hecho ventilo a lo bestia durante todo el año y utilizo ceniceros de agua que vacío constantemente. Me espanta el olor a colillas. Cuando invito a personas que nunca han entrado en mi casa siempre se lo advierto por adelantado: sorry, mi casa huele a tabaco, tenéis que aguantaros. Bien.

Dicho esto, el alcalde de mi ciudad, el muy noble, magno, egregio y venerable regidor Abel Caballero al que Dios guarde, ha abierto una consulta en internet para preguntarnos a los vigueses si estamos a favor de prohibir fumar en el estadio de Balaídos y en Samil. Yo contesté a la encuesta. A la primera pregunta, Balaídos, contesté que sí, que estoy a favor de que se prohíba fumar. Las personas allí están muy juntas unas con otras y además hay muchos niños. A la segunda, Samil, contesté que no, pero en este caso la web del Concello no me dio la confirmación de mi voto, aunque que lo intenté varias veces. Por supuesto como no me iba a pasar más de un minuto con semejante tontería, enseguida desistí.

Estas encuestas son estúpidas. Primero porque la mayor parte de la gente que las contesta es de la misma opinión, en este caso los que están a favor de la prohibición, y muy pocos de los que están en contra se molestan en ir a dejar su voto en internet para algo así. O sea, una bobada sin ningún valor estadístico y mucho menos lógico. Segundo porque lo que se está preguntando de forma encubierta a la gente en general (y lamento decirlo pero la gente en general es una masa ignorante) es lo siguiente: ¿usted está a favor de que se prohíba fumar al aire libre? ¡Uau, menuda ocurrencia! ¿En los Picos de Europa, en el desierto del Gobi?

La respuesta ha sido masiva a favor de la prohibición. ¡Vaya! Abel Caballero se parece cada día más a Hugo Chávez. Incluso tiene unos programas en la tele y radio local en plan "¡Hola presidente!". Como aquel de Rafaella Carrá "¡Hola Rafaella!". Claro que el de Rafaella era mejor. Al menos si sonaba el fijo en tu casa a las diez de la noche lo descolgabas y decías ¡Hola Rafaella! ganabas cinco mil pelas.

Abel Caballero tiene algo a su favor: arregla las calles. Claro que él las arregla talando árboles y prohibiendo fumar al aire libre al mismo tiempo. Dos cosas contradictorias. Pero todos somos contradictorios. Bueno, vale. Que se prohiba fumar en Samil y después que se prohíba fumar también en el mar en medio de la Ría e incluso en el espacio exterior... "hasta el infinito y más allá". ¡Vaya!, ¿y si Abel Caballero fuera el almirante Kirk?