Los niños tiene ¿qué?

Los niños tiene ¿qué?

A la organización, si es que se le puede llamar así, HazteOir, le retiraron hace tiempo las subvenciones y prebendas que tenía ya que la autoridad correspondiente, el Ministerio del Interior, consideró que no era de "utilidad pública". Lo sorprendente es que la autoridad correspondiente, el Ministerio del Interior en este caso, no aclarara también lo que todos sabíamos desde hacía tiempo, y es que dicha organización si es que se le puede llamar así (el Ministerio del Interior en su auto elegantemente la llamaba entidad), HazteOir, era de declarada "inutilidad pública". Eso sí que los definiría mucho mejor.

Supongo que todos ustedes recuerdan aquel famoso autobús rojo que pasearon los de HazteOir por toda España y parte del extranjero con la leyenda "Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre eres hombre, si naces mujer seguirás siéndolo." 

Yo creo que el nuevo autobús que sacaron, azul, estaba equivocado. Deberían haber sacado otro rojo y como ex director creativo de publicidad ya les hubiera dado yo el titular hecho. Va: "Los niños tienen cerebro, las niñas tienen cerebro. Que no te engañen, si naces imbécil seguirás siéndolo." Sería la bomba, no me digan. Hubieran dado el golpe con eso. Si hubieran paseado ese autobús como hicieron con el otro por varias ciudades americanas, seguro que hasta les hubieran dedicado portadas el New York Times, el Washington Post y el New Yorker.

Lo de que los niños tienen pene y las niñas tienen vulva era una obviedad que no necesitábamos que nos dijeran (es como el típico tío que cuando dan las dos en el reloj de pared dice en voz alta solemnemente como si fuera un descubrimiento suyo: las dos. O como aquel otro que cuando en la tele sale la Torre Eiffel dice: París). 

Pero los de HazteOir están sordos y hay que explicarles las cosas por señas. Es lo que tienen los sordos. Por ende ellos siempre creen que los demás también estamos sordos. ¡Vaya! Los ciegos creen que los demás están ciegos, los sordos que los demás están sordos y los cojos que los demás son cojos. Por cierto que yo tuve un tío, ya fallecido, que era aparte de un cielo como persona, cojo, y tenía una frase genial que decía a menudo: "No hay cojo bueno."

Bien, me he ido por las ramas. Dejemos esto y volvamos al tema. Doy por hecho que ahora que los de HazteOir ya tienen que pagar IBI y no tienen las exenciones fiscales que tenían no les quedará más remedio que buscarse la vida de otra forma. Una forma buena e ingeniosa sería, aquí les doy otra idea promocional sin ánimo de molestar, al contrario, de nada, que se unan a Vox. Vox y HazteOir formarían un tándem perfecto. Inmejorable. Si lo hacen, yo mismo cuando me convierta en chica les votaré, lo juro por Snoopy.

Los niños tienen ¿qué?