Opinión

Que se vaya Pedro

Opinión

Que se vaya Pedro

En este país pasamos de gritar todos emocionados una vez delante de la tele ¡Pedrooo, Pedrooo! con Penélope Cruz dando saltos en la gala de los Oscar, a gritar con la misma intensidad ¡que se vaya Pedro de una maldita vez! 

Claro que son Pedros distintos. No sé si habrán fijado ustedes, pero en todos los debates políticos que se están produciendo y emitiendo en las televisiones estos días la consigna de todos los partidos, todos excepto obviamente el PSOE, parece ser "que se vaya Pedro". Me sorprende. El PP, Esquerra Republicana de Cataluña, Ciudadanos, Junts pel Cat, Podemos, IU, el PNV, Convergència, y hasta Vox lo único que quieren es que se vaya Pedro. Falta que se sumen a esta imparable tendencia el Bloque Nacionalista Galego, Coalición Canaria, la Chunta Aragonesista, la Unión del Pueblo Leonés, Nafarroa Bai y el Partido Riojano. E incluso el concejal de la Concejalía de Chucherías y Caramelos de mi pueblo que es un independiente y buen tipo, lo conozco en persona y no pertenece a ningún partido que se sepa. Se llama Manolo, por cierto.

Cualquiera que se trague (ya hace falta tener tragaderas para eso) los debates e intervenciones de representantes políticos estos días en la tele o en la radio lo habrá visto. ¿O solo lo veo yo? No creo, no soy socialista.  El caso es que nadie habla de nada que no sea "que se vaya Pedro". Es como una matraca que traen todos preparada de casa. Como si sus respectivos asesores de comunicación les hubieran dicho: tú no te preocupes, chico, si te preguntan por la política económica di que se vaya Pedro; si te preguntan por programas sociales di que se vaya Pedro; y si te preguntan por los presupuestos generales del Estado di que se vaya Pedro. Da igual, tú di siempre que se vaya Pedro.

Ignoro si esa estrategia resultará acertada al final para esos partidos pero sospecho que no. Los españoles, lo he dicho más veces, en el último momento solemos ponernos de parte del supuesto perdedor, del acosado, del maltratado. No somos como los yanquis que siempre se ponen de parte del triunfador. Al revés, aquí nosotros solemos identificarnos más con la víctima. Tenga o no tenga la víctima la razón.

La animadversión contra Pedro Sánchez que se ha desatado entre todos sus adversarios políticos sin excepción a mi me resulta incomprensible por equivocada, al menos electoralmente. No creo que les de más votos a quienes la alimentan. Al contrario. Creo que se los quita. Dejando aparte el hecho de que pocas cosas ha hecho Pedro Sánchez que se le puedan criticar, más que nada porque ni ha podido, ni ha tenido tiempo para hacerlas.

Pero bueno, es mi opinión, esto es un parchís, tira los dados muchacho y después... cuenta tus casillas. Y ya veremos qué pasa. Si Pedro se tiene que ir para casa (recuerden que esto es un parchís), pues entonces se irá.