Opinión

Un mundo perfecto

Opinión

Un mundo perfecto

Seguimos con niños/niñas. Siento decirlo pero Greta Thumberg es la peor enemiga de Greta Thumberg. Yo firmo sus opiniones sobre el cambio climático acerca de la desidia de políticos, gobernantes y corporaciones sobre eso, pero tengo un problema con ella desde que apareció. Uno, lo reconozco, injusto y subjetivo. Y es que Greta me recuerda demasiado a una Bette Davis sobreactuada, si es que eso es posible.

No creo como apuntan sus enemigos que sea una marioneta de ciertas ideologías o inconfesables intereses que se ocultan bajo la alfombra para que no los veamos. No. Solo me parece una marioneta de sí misma. Como una doña Rogelia que en lugar de estar manejada por Mary Carmen, estuviera manejada por doña Rogelia. El títere que mueve al títere, una idea propia de una novela de terror del siglo XIX. Y repito, firmo sus discursos salvo por el hecho incontestable de que precisamente ha sido el consumo de combustibles fósiles el que ha logrado que en los últimos doscientos años millones y millones de personas tengan una vida mejor. O simplemente tengan una vida.

Para mi lo inquietante es cómo habla. ¿Nunca se ríe? ¿Nunca sonríe? ¿Nunca hace una broma? ¿Siempre está de mal humor? ¿Qué clase de chavala es? Parece un robot.

Greta me recuerda demasiado a una Bette Davis sobreactuada, si es que eso es posible

Uno de los directores de cine fabulosos de nuestro tiempo es, qué duda cabe, Clint Eastwood. Yo creo que es un maestro y adoro muchas películas suyas que me parecen insuperables: Mystic River, Cartas desde Iwo Jima, Million dollar baby, Cazador blanco corazón negro, El intercambio, Banderas de nuestros padres, Gran Torino, J. Edgar, Bird, Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal... En fin, la lista no es interminable pero es enorme.

En ocasiones charlando con amigos tan cinéfilos como yo o más suelo señalar a propósito del exalcalde de Carmel que, a pesar de sentir yo adoración por su trabajo (tengo bastantes películas suyas en mi colección), hay algo que me disgusta de él. Y es que en su obra, que no me cansaré de repetirlo es maravillosa, nadie sonríe. Nunca. Y eso es irreal. 

Quiero creer que al menos yo pueda sonreír hasta el final. Es decir que incluso en lo peor, torturado, agonizante en un hospital o roto por una bomba, sea capaz de esbozar una sonrisa o hacer una broma. En el cine de Clint Eastwood, aparte de su perfección y su profunda reflexión humana hay algo no sé si ¿inhumano? 

Pero una película suya se salva de esta crítica, "Un mundo perfecto" protagonizada por (a mi juicio uno de los mejores papeles de su vida y no tiene muchos) Kevin Costner.

¿Y qué tiene de especial "Un mundo perfecto" en la filmografía de Clint Eastwood aparte de que haya sonrisas en esa película? Pues que el protagonista es Philip, un niño. Y es ese niño el que nos saca las sonrisas ahí. 

¿Por qué Greta no tiene eso? ¿Por qué no sonríe nunca?