Ourense

Coronavirus en Ourense | La ciudad abre, Galicia cierra

Ourense

Lucha contra el coronavirus

Coronavirus en Ourense | La ciudad abre, Galicia cierra

Vecinos de la ciudad hacían cola en la puerta de un negocio hostelero, mientras Feijóo comparecía en rueda de prensa (JOSÉ PAZ).
photo_camera Vecinos de la ciudad hacían cola en la puerta de un negocio hostelero, mientras Feijóo comparecía en rueda de prensa (JOSÉ PAZ).
Barbadás y Pereiro también ven aliviadas las medidas vigentes y Xinzo y Ribadavia recuperan la hostelería con limitaciones

La lucha contra el coronavirus continúa en la provincia, pero la situación epidemiológica permite el alivio de las restricciones máximas en Ourense, Barbadás y Pereiro de Aguiar, así como cierta relajación en Xinzo y Ribadavia. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, detalló ayer cómo será el nuevo escenario de la comunidad, divido en cuatro niveles (máximo, medio-alto, medio y básico), según la realidad de cada municipio. "A mellora destas semanas é suficiente para comezar a suavizar algunhas restriccións, sempre dende a prudencia e a responsabilidade para non volver atrás", señaló el presidente. 

El alivio de las medidas comenzará a partir de esta medianoche, pese a que la Xunta había anunciado con anterioridad que los cambios entrarían en vigor el sábado. De cara al puente de la Constitución, la comunidad se mantendrá cerrada de forma perimetral (tanto con Portugal como con el resto de comunidades) para evitar desplazamientos masivos, sobre todo, al país luso. "Preocúpanos que os galegos acudan a Portugal nestes días, pola situación dos concellos limítrofes con Pontevedra e Ourense, con alta incidencia", señaló Feijóo, que puso énfasis en el elevado riesgo sanitario. El cierre será efectivo desde esta medianoche hasta las 00,00 horas del miércoles 9. 

CAMBIOS HASTA NAVIDAD

El nuevo escenario de la comunidad, divido en cuatro niveles según la situación epidemiológica de cada municipio, podría cambiar en el transcurso de las próximas semanas –los concellos podrán subir de nivel o bajar, según la valoración de Sanidade de los principales indicadores–. 

Cada peldaño de la desescalada se relaciona con porcentajes distintos de aforo en la hostelería (desde solo en exterior en el nivel máximo de riesgo al 50% en interior y 75% en el exterior del nivel más suave), así como posibilidad de movimiento o número máximo de personas en reuniones sociales. Feijóo recordaba ayer que "aínda faltan bastantes días para o Nadal no tocante a contaxios e evolución da situación". El presidente pidió cautela a la población, y recordó con preocupación la situación vivida en octubre. "A tendencia da segunda quincena era moi preocupante, duplicáronse os casos activos. Mentres tanto, en novembro vimos unha baixada sostida, tanto en contaxios como na ocupación hospitalaria e unidades de críticos", apuntó.

El panorama en la provincia

La ciudad respira aliviada tras más de dos meses con sucesivas restricciones de vida social y movilidad –el 18 de septiembre, Sanidade impuso limitaciones en negocios de hostelería de cuatro calles de O Couto, para luego ampliarlas a todo el barrio y posteriormente, a toda la urbe–. Barbadás, restringido el 8 de octubre, y Pereiro de Aguiar, limitado desde el pasado 7 de noviembre, también celebran la relajación de las medidas vigentes hasta ahora. 

Los tres municipios, incluidos en el nivel de restricciones más bajo, recuperan su movilidad total (excepto con los concellos limitados –Ribadavia y Xinzo, en la provincia–), y la hostelería se reactiva con el 50% del aforo en el interior de los locales y el 75% en terraza, hasta las 23,00 horas y con la posibilidad de atender a grupos de seis personas como máximo, sean o no convivientes. 

"Estamos nunha situación mellor que cando arrincaron as medidas restrictivas, pero non nos podemos esquecer do que pasou en outubro: en dous días pasamos de menos de 20 casos a 42", recuerda Xosé Carlos Valcárcel, alcalde de Barbadás, que pide cautela a la población. En la misma línea, Luis Menor, regidor de Pereiro de Aguiar, agradece el esfuerzo de la población y anima a no perder el "sentidiño". "É unha alegría terminar con estas limitacións, sobre todo no caso da hostalaría, hai moita xente que depende do sector", apunta. Los alcaldes recuerdan el esfuerzo de bares y restaurantes, y llaman a la responsabilidad "compartida" de los vecinos y hosteleros  para evitar que el sector vuelva a sufrir un cierre de su actividad, sobre todo, de cara a la llegada de la época navideña. 

Ribadavia y Xinzo, por su parte, también ven aliviada la situación actual con una apertura parcial de la hostelería. Ambos municipios se encuentran en el nivel medio-alto de restricciones, por lo que bares y restaurantes pueden reabrir con el 30% de aforo en el interior, 50% en el exterior, hasta las 17,00 horas y con grupos de máximo cuatro personas, sean o no convivientes.

Más en Ourense