Ourense

El gaiteiro que tocó al cielo

Ourense

EN OURENSE

El gaiteiro que tocó al cielo

Bieito Romero, líder de Luar na Lubre, inició el homenaje "permanente", impulsado por la Diputación con el Obispado y la Catedral, por las víctimas de la pandemia y los profesionales esenciales: "Foi un momento máxico que non esquecerei"

Ourense vivió un día "histórico" con el comienzo ayer del homenaje permanente a las víctimas de la pandemia del covid-19 y a los profesionales esenciales. A las 11,30 horas, Bieito Romero, líder del grupo musical Luar na Lubre, se convirtió en el primer "Gaiteiro da Catedral" al subir a la torre e interpretar la pieza "Ourense no solpor", himno de la provincia. Esta iniciativa, impulsada por la Diputación en colaboración con el Obispado de Ourense y la Catedral, recordará los 365 días del año a todas las personas afectadas por esta crisis en una hora que simboliza la fecha en la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia, el 11 de marzo de 2020.

"Comezamos esta homenaxe mundial permanente que mañá, pasado, o mes que ven, o próximo ano, dentro de 10, de 30 ou de 50 anos, sempre o gaiteiro sairá a tocar", destacó Manuel Baltar, presidente de la Diputación, quien quiso recordar a  los 132 fallecidos en Ourense a causa del covid-19 y al más de medio millón en el mundo antes del inicio del acto, presentado por el periodista Fernando Méndez. Este acontecimiento diario, además de recordar a todas esas personas, unirá a dos elementos culturales como son la gaita y la Catedral: "Iniciamos unha senda importante conxugando música e patrimonio na nosa catedral", afirmó el presidente. La OMS estuvo presente de la mano de la descendiente de un valdeorrés, María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la entidad, quien trasmitió su "saúdo" a través de Baltar.

Antes de que Romero interpretase el himno ourensano, Baltar le colocó la capa "deseñada e confeccionada por Adolfo Domínguez, quen quixo aportar deste xeito nesta iniciativa solidaria", que portarán todos los gaiteiros: "Isto acabará co fin dos tempos e converterase en símbolo da provincia", señaló el presidente.

Ejemplo de cooperación

El obispo Leonardo Lemos resaltó la "sintonía de cooperación e colaboración" con las instituciones públicas en Ourense: "Puxémonos a súa orde e nesta iniciativa non iba ser menos", afirmó Lemos. El recuerdo no solo implica a todos aquellos que perdieron la vida a causa de esta pandemia, también para aquellos que quedaron "tocados pola súa realidade". 

El obispo incidió en la necesidad de tener presentes a las personas que padecen las consecuencias sociales y económicas: "Ao escoitar o son da gaita temos que acordarnos daqueles que sufriron e sofren nesta pandemia na que aínda nos encontramos", pidió Lemos.

El paso de los gaiteiros por la Catedral se inició con la interpretación de Bieito Romero, quien se mostró "honrado" de ser el primero de todos ellos: "Esta é a terra dos meus ancestros e volver sempre é moi emocionante", indicó. A ello le sumó el reconocimiento a las víctimas del covid y a esas personas que luchan contra esta "maldita" pandemia, por lo que el sentimiento de emoción es "o dobre". 

Miguel Santalices, presidente del Parlamento de Galicia, estuvo presente y destacó el agradecimiento implícito "a toda a xente implicada na atención desta pandemia".

Un documento único

Romero recibió el pergamino acreditativo que se le entregará a cada uno de los "Gaiteiros da Catedral". Tras ello, el artista subió la escalinata del templo para dirigirse hasta la torre donde, tras las dos  campanadas de las 11,30 horas, interpretó "Ourense no solpor" con su gaita ante la atenta mirada de los asistentes: "Foi un momento máxico que non olvidarei en toda a miña vida", relató Romero tras este acto "extraordinario".