Ourense

La incertidumbre de los hosteleros continúa pese al cambio de fase: “Hay pros y contras"

Ourense

Ourense entra en la fase 2

La incertidumbre de los hosteleros continúa pese al cambio de fase: “Hay pros y contras"

Dos anuncios distintos a 20 metros de distancia, uno avisando de la apertura hoy y otro retrasándola al 1 de junio. // Martiño Pînal
photo_camera Dos anuncios distintos a 20 metros de distancia, uno avisando de la apertura hoy y otro retrasándola al 1 de junio. // Martiño Pînal
La recuperación de los trabajadores o la respuesta de los clientes a la nueva realidad, factores muy a tener en cuenta

Como se ha demostrado con el inicio de la desescalada, la ciudadanía tiene ganas de ocio y de recuperar sensaciones tras dos meses cumpliendo con el necesario confinamiento para aplacar la pandemia de coronavirus. La apertura de las terrazas al 50% en la fase 1 supuso, en muchos casos, un aluvión de gente en las calles que llegó a sobrepasar a algún que otro hostelero. Tras confirmarse que Ourense progresa a la fase 2 y que el interior de los establecimientos vuelve a estar disponible, las dudas persisten y todavía no será todo el sector el que dé el paso.

"Hay un ánimo de querer abrir, pero sí que no va a ser algo general, aunque sí en un porcentaje elevado. Otros esperarán a principios de mes", señala el presidente de la Unión de Hosteleros Ourensanos, Javier Outomuro, uno de los que esperará a junio para ponerse en marcha con su restaurante A Taberna, en el sur del Casco Vello.

Es en la zona histórica donde reina gran parte de la incertidumbre, con los locales de los Vinos condicionados por las reglas de juego. "Hay bares pequeños y taperías que lo tienen bastante difícil, esta es una zona complicada para abrir en estas circunstancias", señala Outomuro, tal y como apuntaban diferentes responsables de establecimientos de resturación, como uno de los socios del Peregrinus, Álex Gutiérrez, que aprovechará esta semana para pulir el local, explicando a su clientela que no abrirán hasta el 1 de junio, un cartel que contrasta con uno a 20 metros de la distancia de la cafetería Pipa de Kif, que tras varios días preparando el establecimiento, ya anuncia la apertura para hoy lunes, con ganas de volver al ruedo.

Las necesidad de preparar todo también obliga a cambiar los planes sobre la marcha, como le sucede al hostelero Iñaki Mella, responsable de Lagarza Restaurante, en la rúa Arturo Pérez Serantes, que tenía previsto recuperar hoy la actividad pero que finalmente esperará a mañana para una mejor organización. "A ver cómo reacciona el público, no sabemos si solo estarán confiados para estar en las terrazas o también para entrar al interior", apunta Mella, que por el momento se pondrá en marcha con un horario reducido "para ir viendo lo que ocurre", de lo que dependerá también la recuperación de trabajadores del ERTE, otra de las preocupaciones del sector.

"Hay que valorar los pros y los contras. Es normal empezar a tener un contacto, pero tampoco arriesgarse a dar un mal servicio", explican desde la Unión de Hosteleros Ourensanos.