Valdeorras

Las máquinas regresaron a la circunvalación de O Barco

Valdeorras

Las máquinas regresaron a la circunvalación de O Barco

La adjudicataria de la obra reinició los trabajos de construcción en la zona industrial de Candís

Las máquinas volvieron a trabajar en la futura conexión entre las carreteras N-536 y N-120. Después de varias semanas paradas y tras realizar labores de limpieza y desbroce en el tramo de O Barco de Valdeorras más próximo al enlace con la autovía A-76, la maquinaria fue desplazada al extremo opuesto de la infraestructura. El reinicio de las tareas tuvo como escenario Candís, a escasos kilometros de Sobradelo (Carballeda de Valdeorras).

Los trabajos despertaron el interés de los transportistas del sector de la pizarra que utilizan la N-536 para salir a la N-120. "Xa empezaron nas vias, en Candís", comentó Joaquín Tato Vidal, presidente de Chóferes Asociados de Valdeorras (Coasva). Este conductor subrayó el deseo del colectivo al que pertenece de que la nueva infraestructura esté finalizada cuanto antes.

El trazado de la N-536 ofrece 43 curvas en uno y otro sentido, y en varios tramos el escaso ancho de la calzada impide que se crucen dos vehículos. Esta situación se da en un vial por el que diariamente discurre una media de 500 vehículos pesados, en su mayoría del sector de la pizarra, con el consiguiente peligro para los usuarios.

El movimiento de tierras puede apreciarse en Candís, donde trabajan varias empresas relacionadas fundamentalmente con las canteras. La limpieza y desbroce de este tramo no son las únicas labores que están desarrollando las constructoras adjudicatarias de la carretera de circunvalación: Acoval (Aglomerados y Construcciones Valdeorras SA), Vías y Construcciones SA y Petrolam Infraestructuras SL. Al mismo tiempo que ultiman los trámites relativos a los permisos de la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil, los equipos también proceden a la toma de posesión de los terrenos. Según el Ministerio de Fomento, el número de parcelas que están afectadas por la ejecución de este proyecto se aproxima a las 460 y sus propietarios proceden en estos momentos a retirar cepas y otros bienes antes de que entren las máquinas en las fincas.

La ejecución del proyecto de conexión de las carreteras N-536 y N-120 fue adjudicada en 47,2 millones de euros y busca aumentar la seguridad del tráfico rodado y los peatones, además de mejorar las comunicaciones de la comarca.


Una obra que condiciona la travesía


El plazo de ejecución de la carretera de circunvalación barquense es de tres años, por lo que debería estar finalizada en 2022. De su remate depende que el Concello asuma la travesía barquense, tal y como plantearon a principios de mes el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade; junto con la Diputación provincial, en una reunión que se desarrolló en la Subdelegación del Gobierno con la asistencia de varios alcaldes de la provincia.

La importancia del nuevo vial es subrayada por el PP, que apremia la ejecución de un proyecto que abarca una longitud de 5,6 kilómetros y cuyos extremos enlazan en Sobradelo (Carballeda de Valdeorras) con la OU-122 y con la N-120 en el municipio barquense. El proyecto contempla la construcción de cinco viaductos, cuatro pasos superiores y uno inferior. Entre ellos, destaca el diseñado para superar el río Sil, con una longitud de 461 metros, que también salvará la carretera OU-0801 que comunica Éntoma con O Barco y la vía del tren de la línea Zamora-A Coruña. Otra estructura importante es el túnel de 490 metros de longitud que permitirá superar el paraje de O Serro, con una pendiente longitudinal constante del 3 %, según informó Fomento.

Más en Valdeorras