+ Motor

Subaru se plantea seriamente volver al WRC, o eso dicen en Japón

+ Motor

Subaru se plantea seriamente volver al WRC, o eso dicen en Japón

La llegada de la hibridación y la posibilidad de crear chasis tubulares acerca al fabricante a un terreno que ya conocen bien

Los cantos de sirena son reales. Desde Autosport Japón ya hablan de la posibilidad real del retorno de Subaru al campeonato del Mundo de Rallys e incluso aportan detalles que hablan de modelo, preparador e incluso el piloto que sería la punta de lanza de su proyecto.

Muchos pueden pensar que 2022 (la fecha en la que teóricamente entraría en el WRC la firma japonesa) está demasiado lejos, pero es el plazo necesario para poner en marcha un proyecto con garantías, tal y como hizo otro de los gigantes automovilísticos llegados del país del ‘Sol Naciente’, Toyota.

El cambio en la reglamentación, que en principio provocó la salida del grupo PSA (luego complementado con la marcha de Sébastien Ogier tras un abrupto final de temporada 2019), puede hacer que otras marcas como la propia Subaru vuelvan a apostar por los rallys. Y es que le pese a quien le pese, la electrificación y el mundo híbrido (en el caso del Mundial sería un proveedor único de este sistema para todos) vienen para quedarse. Ya lo han hecho en circuitos y ahora parece que el camino va hacia las pruebas en exterior, rallys y raids.

WS000002Por eso, los rumores de la posible entrada de Subaru, viniendo desde su propio país y con el ‘run-run’ constante del mercado norteamericano con Oliver Solberg (el hijo del campeón del Mundo de 2003) y su llegada al WRC-2 con el Polo no son más que la constatación de que algo está moviendose en la firma.

Desde Autosport Japón, como es evidente, van más lejos. Hablan del interés por contar con un preparador al más puro estilo M-Sport para hacerse cargo del proyecto y aunque no dan nombres, hablan de Petter Solberg (otra vez) como posible receptor del encargo con Xavier Demaison como parte fundamental de este camino. Ambos ya han coincidido en el WRC con Subaru y la buena conexión entre ambos era evidente.

En cuanto al modelo, pocas dudas. La capacidad para desarrollar un chasis tubular hace que el Subaru XV gane enteros, para dolor de cabeza de algún aficionado. En cuanto a la reglamentación, se dice que habría que buscar alguna alternativa a la mecánica japonesa, pero no debería haber problemas para adaptarse a la nueva normativa, más con la necesidad de llegada de nuevas marcas.

El final del artículo del medio japonés pone calma a las expectativas hablando de las bajas posibilidades de sacar adelante este nuevo proyecto, pero...cuando el río suena (y suena mucho), agua lleva.