Ourense

Dos mujeres atacan con cuchillos a un hombre en un bar de Ourense

Ourense

agresión - ourense

Dos mujeres atacan con cuchillos a un hombre en un bar de Ourense

Las mujeres fueron detenidas por morder y darle un puñetazo al hombre en presencia de policías. La víctima admite "tener un problema personal" con ellas y asegura que lo arreglará sin la intervención de los agentes

Dos jóvenes, Libia M.M., de 27 años, y Yaharia C.P., de 28,  ambas naturales de Colombia, fueron detenidas en la madrugada del pasado día 12 como presuntas autoras de delitos de amenazas graves y lesiones a un conocido suyo.

Los hechos que motivaron la detención ocurrieron a las 02,15 horas del citado día cuando las dos jóvenes se personaron en un bar situado en la calle Cabeza de Manzaneda de la ciudad, y esgrimieron tres cuchillos que llevaban en el cinturón, ocultos bajo sus respectivas cazadoras, y, según fuentes policiales, arremetieron contra un cliente, que más tarde reconoció que las conocía y que tenía un problema con ambas. De hecho, la supuesta víctima declinó presentar denuncia contra ellas.

La dueña del bar y varios clientes evitaron que las dos presuntas agresoras llevaran a cabo sus amenazas con el varón, agrediéndole con alguno de los cuchillos. La clientela las redujo y, según las mismas fuentes, le arrebataron las armas blancas. 

Las jóvenes gritaban que lo iban a matar y que no les volviese a robar. Una de ellas logró zafarse y se abalanzó sobre la víctima, dándole un mordisco en la parte izquierda del pecho. Acto seguido, se dieron a la fuga.

Al lugar acudió una patrulla de la  Policía Nacional, que estableció un dispositivo en la zona con el objetivo de localizar a las dos jóvenes. Cuando estaba en plena vigilancia, desde el citado bar alertaron a la patrulla de que ambas estaban golpeando la persiana del bar -la dueña lo cerró- con el objetivo de que les abrieran para acercarse a la víctima que aún se encontraba refugiada en el interior. Fueron detenidas. 


Agredido de nuevo al intentar dialogar con ellas


El agredido, según fuentes policiales, pidió que le dejaron entablar un conversación con las dos presuntas agresoras, momento que fue aprovechado por una de ellas para propinarle un puñetazo en el rostro.

La dueña del negocio declinó ayer hablar abiertamente sobre la agresión, mientras que las dos detenidas quedaron en libertad, aunque en calidad de investigadas, tras presentar declaración en el juzgado de guardia.